Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alojamientos

Últimas camas en Barcelona durante la F1: de los 300 euros de un albergue a los 3.500 de un 5 estrellas

El éxito del Gran Premio de España, con todas las entradas vendidas, dispara la cotización de las pocas plazas libres de la ciudad y las reservas en restaurantes y clubs de moda

Imagen del Hotel W Barcelona. Ricard Cugat

Andrea y Marcos son dos treintañeros de Madrid que habían decidido improvisar una escapada este fin de semana a Barcelona por una celebración, pero cuentan que finalmente han reservado un hotelito en Salou. ¿La única razón? Los precios. Se han quedado estupefactos al conocer las tarifas que alcanzan en la capital catalana las últimas habitaciones de hoteles y apartamentos disponibles para este sábado. Ignoraban, como muchos viajeros, que el regreso del Gran Premio de España de Fórmula 1 ha generado tal fiebre entre sus seguidores que todas las entradas se han vendido, y con ellas se ha copado casi todo el alojamiento local. Aunque los más previsores pagarán precios más moderados, la escasez de plazas libres en la ciudad ha disparado su cotización: hoy miércoles el buscador Booking ofrecía como opción más económica para pernoctar el sábado un albergue a 387 euros. Por un hotel de una estrella se pagaban desde 588 la noche, mientras que las pocas plazas de lujo alcanzaban los casi 3.500 euros.

Los grandes acontecimientos populares (sean congresos o actos deportivos) que generan una demanda intensiva suelen propulsar los precios de las últimas plazas libres, no solo en Barcelona. Sin embargo, en la capital catalana no se recordaban estos niveles desde 2017 (año récord en afluencia y facturación), según han señalado fuentes de diversos establecimientos. Ni las recientes ferias de móviles o la audiovisual del ISE elevaron así la demanda.

El sector vive con auténtica sorpresa la recuperación acelerada del turismo, que invita a pensar incluso en un verano con cifras prepandemia, como explicó hace unos días el propio presidente del Gremi d'Hotels, Jordi Clos, con motivo de la nueva cita audiovisual que también llenó la ciudad. Sin embargo, en el caso de este fin de semana se trata de uno de los principales acontecimientos del mundo del deporte, que además llega a Montmeló tras un 2020 a puerta cerrada y una edición de 2021 con solo un millar de asistentes elegidos por sorteo entre los abonados. Hay tantas ganas que las entradas están agotadas, algo que no sucedía desde 2007, según fuentes de la organización, y que también llenará hoteles del Vallès Oriental y Occidental, así como del Maresme.

Los hoteleros consultados insisten en que los precios se habían ido normalizando en las últimas semanas (tras dos años de sequía), pero que puntas como las de los días 20 y 21 de mayo se dan muy ocasionalmente. Solo las últimas camas de cada establecimiento, un porcentaje ínfimo, alcanzan esos precios desorbitados. La gran mayoría se habrán vendido más caras de lo normal, pero por debajo de esos topes. En cualquier caso, oxigenan una actividad que ha estado marcada por los cierres durante muchos meses. Hasta el punto de que hoy aún permanecen sin funcionar el 8% de los hoteles de la ciudad.

La ley de la oferta y la demanda

Booking, el buscador más utilizado por los viajeros, alerta hoy de que el 97% de su oferta en Barcelona y su entorno "ya no está disponible" para el sábado. De entre cientos de opciones de todo tipo, ofrecía solo unas 60. El viernes la situación ya era complicada, pero el sábado los escasos albergues libres cotizaban desde 387 euros, mientras solo quedaban un par de alojamientos de una estrella a 588 o más de 800, un dos estrellas a 639, un puñado de tres a entre 411 y más de 600, de cuatro a entre unos 475 y 1.500 euros la noche, y de cinco desde 654 euros en la zona alta hasta 3.000 en el Eixample y 3.500 en primera línea de mar. Una gran parte de esa escasa oferta rondaba el millar de euros. Al ser en algunos casos incluso su última habitación, se da la circunstancia de que en estos momentos pueda costar lo mismo reservar en un alojamiento modesto que en uno de superlujo con alguna plaza más puntualmente.

La situación se repite en los apartamentos turísticos. Se llenarán desde los más asequibles a los de superlujo, aunque fuentes de Apartur constatan este éxito de afluencia sin poder precisar su precio medio. Por uno de tres habitaciones en pleno Eixample se pagarán unos 700 euros la noche, señala un operador, que tiene todo colocado.

Los restaurantes más reputados y los de moda, en especial en el litoral y en hoteles de alto nivel o que cuenten también con oferta de club nocturno, se frotan las manos. Fuentes del grupo Costa Este destacan el gran volumen de reservas con semanas de antelación para Nuba y Opium, para cenar y luego seguir la fiesta, reservados muchas veces por grandes empresas (a través de agencias) para agasajar a sus clientes. Lo mismo sucede en Carpe Diem, que además acoge una fiesta de despedida del Gran Premio el domingo por la noche, y donde sus mesas están muy buscadas. Hay locura por lograr reserva para cenas en Teatro, en Amar, en Velíssima...

La calle de Tuset será otra de las beneficiarias. En Gatsby y su nuevo y glamuroso japonés, Jay's, colgarán el lleno, avanzan. El ocio nocturno recogerá el listón poco después. Fuentes de Sutton, señalan que lo distintivo es el tipo de reserva, con muchos privados y botellas, lo que doblará el gasto medio. La historia se repite en Bling Bling y otros. Por las botellas más elitistas para grupos se llegarán a pagar en algún local 10.000 euros.

Compartir el artículo

stats