Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crecimiento

Mango abre una tienda de 2.100 metros cuadrados en la Quinta Avenida de Nueva York

La multinacional catalana invertirá más de 100 millones de euros en su expansión en EEUU

Tienda de Mango en Nueva York.

Mango inauguró este miércoles oficialmente su tienda de la Quinta Avenida de Nueva York en el marco del giro copernicano de la estrategia de expansión de la multinacional catalana en EEUU. La marca de moda prevé invertir más de 100 millones de euros en la apertura de más de una treintena de puntos de venta en tierras estadounidenses en los próximos tres años. La inversión en la tienda de la Quinta Avenida, de unos 2.100 metros cuadrados, ha sido de unos 12 millones de dólares. 

La entrada de la tienda de Mango en la Quinta Avenida.

La multinacional espera que con una cuarentena de tiendas EEUU se sitúe entre los cinco mercados más importantes del mundo para la firma, junto con la India, España, Francia e Italia. Mango se codea con su 'flagship' (tienda estandarte) de la Quinta Avenida con los líderes del producto aspiracional o de lujo. Está al sur de Central Park, un poco más allá de de Hublot, Louis Vuitton, Tiffany, Gucci, Armani y Dolce & Gabbana, en la acera de enfrente de Bvlgari, Prada y una iglesia presbiteriana. La tienda, ocupada antes por Ralph Lauren, ahora alquilada por Mango pasa a ser cabeza de puente de una conquista comercial de alto copete. Varias manzanas más abajo se sitúa una tienda de Zara. 

La tienda de Mango en la Quinta Avenida de Nueva York.

Consecuencia colateral de la crisis pasada, la oportunidad de alquilar esa tienda de 2.100 metros cuadrados en ese centro privilegiado no quiso ser desaprovechada por la compañía de Isak Andic, que ahora deberá refrendar la costosa apuesta con una expansión estadounidense basada en un posicionamiento comercial acorde. Mango aportará estilo mediterráneo y elegancia europea a precios competitivos. El traje bicolor popularizado por la Reina recientemente pasa a costar unos 100 euros, el doble que en España pero adaptado al poder adquisitivo del cliente objetivo.

Para Toni Ruiz, director general de Mango, la apuesta estadounidense en la Quinta Avenida es estratégica, "un punto privilegiado clave" en el marco de plan de expansión que debe llevar a Mango a protagonizar nuevas gestas. La apertura de tiendas es determinante en el éxito de esa expansión estadounidense y también una venta 'on line' que supondrá hasta el 70% de los ingresos totales. La facturación anual en EEUU superará los 100 millones con esas tiendas abiertas. Una planta logística situada a dos horas de Nueva York, en Pensilvania, servirá a todas las tiendas y clientes de EEUU, aunque desde Lliça de Vall se enviará producto directamente a los clientes de EEUU en caso de rotura de estocs. Modelo ominicanal internacional.

La tienda de Mango en la Quinta Avenida de Nueva York, con una iglesia presbiteriana, al fondo.

La nueva tienda de la calle neoyorquina se convertirá, durante 11 días, en un museo físico, digital y virtual, con obras de Joan Miró, Antoni Tàpies y Miquel Barceló. Y experiencias en el metaverso. Una buena carta de presentación que pretende conjugar modernidad, moda, cultura y capacidades tecnológicas.

Mango está presente en Estados Unidos desde 2006. La compañía reforzó su apuesta por el mercado estadounidense a finales de 2017 con la renovación de la tienda del SoHo y con el acuerdo con Macy’s en 2019 para acelerar el crecimiento 'on line'. Ha llegado el momento, de dar un salto y buscar nuevas cotas de rentabilidad al sueño americano, distanciarse de la competencia de bajo precio estilo Shein y situar la marca Mango en el imaginario del consumidor estadounidense, en la liga de las prendas de moda más deseadas. En 2021, Mango puso en marcha cuatro puntos de venta en EEUU, en concreto en los centros comerciales Menlo Park y American Dream, ambos en New Jersey, Roosevelt Field en Nueva York y Dadeland en Miami, Florida. El comité de dirección en pleno se ha desplazado esta semana para palpar la enjundia de la expansión en EEUU, el reto mayúsculo y las grandes potencialidades de un mercado en el que Mango tiene opciones de encajar por buenos argumentos y falta de opciones equivalentes. 

Fundada en Barcelona en 1984, la empresa finalizó 2021 con unos ingresos de 2.234 millones de euros, con un 42% de negocio procedente del canal 'on line' y presencia en más de 110 mercados. Entre 2022 y 2024 la compañía continuará su plan de expansión en EEUU con una estructura financiera preparada para ello, extendiendo hasta 2028 el calendario de vencimiento de la deuda, duplicando la capacidad de financiación en caso necesario.

Las aperturas en EEUU

Durante la primera fase del plan de expansión en EEUU, Mango ha buscado consolidar su marca en la ciudad de Nueva York, donde actualmente tiene cinco puntos de venta (contando la tienda inaugurada hoy), con la apertura de tres nuevos establecimientos. En la segunda fase, Mango se centrará en el estado de Florida, donde tiene previsto abrir entre cuatro y cinco puntos de venta en 2022 y 2023 en ciudades como Miami, Boca Ratón, Orlando y Tampa.

En Miami, la compañía abrirá el próximo julio un nuevo punto de venta en Lincoln Road, una de las calles comerciales más importantes del país ubicada en el barrio de South Beach y que alberga más de 200 tiendas y marcas. Además, Mango abrirá también otros dos puntos de venta entre junio y agosto, ubicados en los centros comerciales Aventura Mall y Miami International Mall. Durante la tercera fase, que comenzará en 2023, la compañía seguirá expandiéndose hacia el oeste con la apertura de nuevas tiendas en California, concretamente en ciudades como San Diego, Los Ángeles, San José, San Francisco o Sacramento. En la cuarta y última fase del plan, el grupo entrará en los estados de Arizona (en ciudades como Phoenix o Tucson), Texas (Houston o Dallas) y Georgia (Atlanta). 

Compartir el artículo

stats