Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

Industria vuelve dejar fuera las demandas de Stellantis para el Perte tras modificarlo

El fin de la saga de este tipo de modelos en Vigo responde a un cambio en la demanda

Trabajadores de una planta Stellantis.

El proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) centrado en el desarrollo del vehículo eléctrico y conectado dejó fuera las principales demandas de Stellantis, el cuarto grupo a nivel mundial y el principal productor en España, sobre todo gracias a la planta de Vigo. Tras idas y venidas, sus bases fueron publicadas en el BOE el pasado 18 de marzo y dadas por inamovibles, dejando en nada los principales planes y aspiraciones de la factoría de Balaídos debido a las estrecheces del texto. Ahora, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha abierto el melón del Perte, y no solo para ampliar el plazo como dejó caer la semana pasada la ministra Reyes Maroto. El plazo para presentar los proyectos se ampliará en 10 días y sus bases sufrirán modificaciones para flexibilizar algunos de los criterios. Sin embargo, los cambios siguen dejando fuera las demandas de fábrica viguesa, ya que el escaso plazo para ejecutar los proyectos y la intensidad de las ayudas siguen sin ajustarse a lo que necesita Stellantis.

En un acto celebrado en Madrid, el secretario general de Industria, Raül Blanco, reconoció “la complejidad” de los requisitos del Perte y adelantó los cambios previstos para su publicación “inminente” en el BOE. Serán modificaciones para “clarificar aspectos menores”, pero supone abrir algo que, según entendía el sector, estaba más que cerrado tras su publicación oficial.

Según recoge La Tribuna de Automoción, Blanco trasladó en el marco de la feria Motortec que las modificaciones se basan principalmente en el criterio sobre formación obligatoria como parte de los proyectos, abriéndolo a que se pueda hacer a través de plataformas digitales (sin presencialidad), y en la redacción sobre el tipo de empresas que pueden participar, para posibilitar que puedan entrar firmas de nueva creación o startups.

Sin embargo, Blanco no hizo referencia a los cambios necesarios para apuntalar el futuro de plantas como la de Stellantis Vigo. El propio director de la factoría, Ignacio Bueno, alertó el mes pasado durante su discurso en la asamblea de Ceaga que el Perte deja “fuera gran parte de las acciones necesarias en esta década”. Y es que la rigidez de las bases dejaría fuera de las ayudas las nuevas plataformas para el vehículo eléctrico desarrolladas por el grupo, las STLA, sobre todo en cuanto a plazos para ejecutar las acciones. Siguen vigentes, por tanto, los problemas que identificó el propio Bueno: “Las intensidades de ayuda están por debajo de lo necesario, los requisitos son bastante restrictivos y los plazos, tanto en la emisión de los proyectos como en la limitación de las inversiones a junio del 2025”.

Las nuevas STLA daría estabilidad a Stellantis Vigo hasta 2035 y permitirá a la fábrica optar a los nuevos modelos eléctricos, el presente y futuro de la automoción.

Los monovolúmenes dejan paso a los SUV

Citroën se despidió de forma oficial de su último monovolumen, el Grand C4 SpaceTourer. La factoría de Stellantis Vigo dará en julio el adiós a la producción del modelo y también a toda una saga de a 24 años fabricando este tipo de coches. El motivo, según apuntan los expertos, está en la demanda de los consumidores, que apuestan más por otros vehículos como los SUV, lo que motivó que Citroën y otros fabricantes de automóviles eliminen de sus líneas los monovolúmenes de forma paulatina.

El monovolumen se lanzó en 2013 con el nombre de C4 Picasso y tras la venta de más de 730.000 unidades se pone fin a toda una saga viguesa que comenzó con el Citroën XSara Picasso en 1999. “Las expectativas cambiantes en términos de modernidad, estilo y uso han alejado a los clientes del mercado de los monovolúmenes”, señaló el pasado jueves Citroën a través de un comunicado.

Relacionado con la marca de los dos chevrones, los consumidores pueden optar ahora por modelos que ofrecen prestaciones similares como son el C5 X y en el SUV C5 Aircross.

Está previsto que el espacio que dejará el monovolumen sea ocupado por un nuevo integrante que se sumará a Balaídos: la Fiat Doblò, que como avanzó FARO el pasado verano se fabricará en Vigo convirtiéndose así en la quinta silueta del proyecto K9 tras la Peugeot Partner/Rifter, la Citroën Berlingo, la Opel/Vauxhall Combo y la Toyota Proace City.

Según el medio especializado Automotive News, con la desaparición del C4 SpaceTourer quedan pocos monovolúmenes en el mercado europeo y la mayoría no serán renovados por sus respectivas marcas cuando termine su ciclo de vida. Ejemplo de ello son el Volkswagen Touran, el Ford Galaxy y el S-Max, el Renault Scenic/Grand Scenic o el Fiat 500L.


Compartir el artículo

stats