Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Banca

Fusión y gobernanza: la crisis de Unicaja que ha acabado con Braulio Medel

El otrora poderoso banquero, que ha anunciado su marcha en breve de la Fundación Unicaja, ha sido cuestionado por el Gobierno por su gestión, y criticado por Junta y Ayuntamiento por el riesgo de pérdida de presencia y poder para Málaga tras la integración con Liberbank

El presidente de la Fundación Bancaria Unica, Braulio Medel, a su llegada el pasado 31 de marzo a la reunión extraordinaria convocada en Antequera.

Braulio Medel (Marchena, Sevilla, 1947) sorteó como banquero todas las tormentas económicas de finales del siglo XX e inicios del XXI, convirtiendo a Unicaja, la entidad que dirigió desde 1991 a 2016 con mano de hierro y una política de prudencia máxima, en un ejemplo referencial de gestión y solvencia para todo el sector. Ninguna crisis financiera logró derribar al que fuera uno de los hombres más poderosos del panorama institucional andaluz, que, sin embargo, no ha podido finalmente resistir, pese a atrincherarse en el cargo, el tremendo terremoto reputacional y de gobernanza que viene sacudiendo en los últimos tiempos tanto al banco como a la Fundación Unicaja, que Medel preside desde hace seis años y que es el principal accionista de la entidad financiera, con un 30,2% de los títulos.

Este Jueves Santo, mientras toda la atención ciudadana y mediática estaba puesta en las procesiones de la Semana Santa, el otrora incuestionable banquero andaluz anunció en un comunicado que adelantará su salida de la Fundación (su mandato expiraba en otoño y él dice que ya había decidido no continuar), asegurando que presentará su renuncia a la presidencia en "un corto periodo de tiempo", únicamente el que resulte necesario para asegurar lo que calificó como "una transición ordenada".

La decisión de Medel, que cumplirá 75 años el próximo 30 de agosto, se enmarca en un escenario absolutamente convulso, en el que el financiero ha visto cada vez más contestada desde diferentes ámbitos ciudadanos e institucionales su gestión al frente de la Fundación, principalmente a partir de la fusión de Unicaja y Liberbank, que se materializó en julio del pasado año 2021. A Medel se le achaca que se haya alineado con las estrategias de Manuel Menéndez, actual consejero delegado del Unicaja Banco y que procedía de la entidad asturiana. Así, los cuatro consejeros dominicales que la Fundación Unicaja tiene en el consejo de administración de la entidad financiera han votado en varias ocasiones en consonancia con las tesis de Menéndez, en detrimento de la línea defendida por el presidente, Manuel Azuaga.

Esta posición ha motivado fuertes y crecientes críticas en Málaga de sindicatos, partidos políticos e iniciativas como la Plataforma Salvemos Unicaja, denunciando que el binomio Menéndez-Medel estaba propiciando que el peso decisorio en el consejo pasara a estar dominado por los representantes de la antigua Liberbank, trastocando el espíritu de la fusión, donde Unicaja fue la entidad dominante con una ecuación de canje del 60%-40%.

El temor de fondo, reiterado en los últimos tiempo por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, o por el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, es que la sede de Unicaja en Málaga pueda quedar en un futuro "vaciada" de contenido, y que las grandes decisiones estratégicas relativas a la entidad se tomen desde fuera de Andalucía. Otro factor de incertidumbre en Málaga, y no baladí, es la posibillidad de que en julio de 2023, cuando la presidencia del banco pase a ser no ejecutiva, sea Menéndez el que se quede como primer espada de la entidad financiera.

Los reproches arreciaron a partir de finales del año pasado, después de que Medel convocara por sorpresa al patronato de la Fundación (su órgano rector) a una reunión que se celebró el 28 de diciembre y en el que logró que se propusiera para su reelección a los cuatro consejeros del banco que cumplían mandato en este 2022 (Juan Fraile, Petra Mateos-Aparicio, Manuel Muela y Teresa Sáez), una decisión que muchos entendían como una perpetuación de estas estrategias. Y aunque Medel sacó su propuesta adelante con el apoyo de sus patronos afines (de hecho, los consejeros fueron renovados en la junta de accionistas desde este pasado 31 de marzo), hubo consecuencias en ese patronato que luego se han revelado letales para él: cuatro patronos críticos impugnaron los acuerdos y solicitaron amparo al Protectorado de Fundaciones, un organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos que dirige Nadia Calviño, que tomó nota de la situación y comenzó a estudiar las controversias sobre la gobernanza, sumando además otras reclamaciones de entidades como la Plataforma Salvemos Unicaja o la Confederación Intersindical de Crédito (CIC).

Investigación de la Fiscalía

Los primeros meses de 2022 han visto así aumentar la polémica en torno a Medel, que vio además cómo la Fiscalía de Málaga abría el pasado mes de marzo diligencias contra él por la denuncia presentada el pasado 13 de enero por el sindicato CIC, que le acusa de supuestos delitos de estafa continuada, apropiación indebida, administración fraudulenta o desleal y delito contra la Hacienda Pública cuando dirigía la entidad financiera. La Fiscalía tiene un plazo de seis meses para decidir, tras las investigaciones que realice, si el caso sigue o no su curso judicial, pero el daño reputacional ha resultado indudablemente cada vez mayor, con ecos de casos pasados (y ya juzgados o archivados por la administración) como los supuestos desembolsos a Ausbanc para librarse del caso de los ERE o los cobros presuntamente ilegales por su asistencia a algunos consejos de administración de otras empresas hace 15 años.

El ambiente se volvió más enrarecido aún con la crisis suscitada en el consejo de administración del banco, que durante los meses de enero y febrero estuvo preparando la propuesta de renovación de consejeros que cumplían mandato. Durante las discusiones, y al margen de la espinosa cuestión de los cuatro consejeros de la Fundación, estaba también pendiente la renovación como consejero del propio presidente del banco, Manuel Azuaga (finalmente reelegido con sus mismas funciones) y las de dos consejeros independientes (Manuel Conthe y Ana Bolado). Pero el hecho de que hubiera que dejar sitio un asiento libre en el consejo para la entrada de un representante de los dueños de la empresa textil malagueña Mayoral, que lo habían solicitado tras alcanzar el 7,9% del accionariado del banco, provocó que, en lugar de sustituir a un consejero dominical con menos peso accionarial (se habló del mexicano Ernesto Luis Tinajero) se decidiera no renovar al independiente Conthe, algo que se saldó con la dimisión anticipada de éste y las sucesivas salidas de Bolado y de otro independiente, Manuel González Cid. Estos dos últimos expresaron su disconformidad con la gobernanza del banco como motivo de su renuncia, lo que hizo que la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los consultara para interesarse por lo que estaba pasando en el banco. Algunas voces señalaron en ese momento que la dupla Menéndez-Medel también estuvo detrás, con sus posiciones, detrás de la crisis de los independientes.

"Serias dudas" de Economía

Pero la puntilla para Medel llegó con a carta que el Protectorado de Fundaciones Bancarias remitió el 24 de marzo a la Fundación Bancaria Unicaja en la que manifestaba "serias dudas" sobre la "necesaria idoneidad y honorabilidad comercial y profesional" de Medel para el desempeño de sus funciones. El escrito del Protectorado reclamaba una reunión extraordinaria del Patronato de la Fundación para que se encargara un informe independiente que, en el plazo de dos meses, permita dilucidar si Medel "sigue reuniendo los requisitos para ostentar el cargo de patron"».

Antes de que se conociera la carta, la ministra y vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, ya había manifestado en un par de ocasiones su "preocupación" por lo que consideraba "una deriva" en la gobernanza de la Fundación, algo que, a su juicio, también estaba terminando por afectar el banco.

Sus palabras vinieron a alimentar las críticas a Medel por parte de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento quienes, si durante los meses anteriores, se habían pronunciado de forma más discreta sobre el devenir de la Fundación Unicaja, ahora realizaron unos reproches mucho más explícitos. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, lamentó las "turbulencias permanentes" protagonizadas por la Fundación y anunció que serían "terriblemente beligerantes" con cualquier movimiento que suponga «un vaciado» de la entidad, que tomarán como "un ataque a Andalucía". El alcalde Málaga, Francisco de la Torre, que mantiene una gran sintonía con Calviño (intercambiaba whatsapp con ella preguntándole por las investigaciones del Protectorado), afirmó que compartía esas preocupaciones y demandaba tanto al PP como al PSOE que fueran "conscientes" de la responsabilidad que tienen en la Fundación Bancaria Unicaja y colaboraran en buscar una solución, ya que varios de sus patronos representan a instituciones dirigidas por estos partidos. En el PSOE, tanto el secretario general en Andalucía, Juan Espadas, como el secretario provincial y portavoz en el Ayuntamiento, Daniel Pérez, pidieron a Medel que diera "un paso al lado". Quedaba así completamente aislado, dado que los grandes partidos se alienaban ya así claramente en su contra, sumándose a las posiciones mantenidas desde hacía meses por formaciones como Ciudadanos o Unidas Podemos y sindicatos como CCOO. Tanto el pleno del Ayuntamiento como el de Parlamento andaluz aprobaron sendas mociones en las que pedían a Medel que se fuera.

Últimas polémicas

Los últimos capítulos hasta el momento de esta historia habían sido, por un lado, la convocatoria extraordinaria del Patronato de la Fundación que le había solicitado el Protectorado de Fundaciones Bancarias. Medel lo celebró en Antequera este pasado 31 de marzo haciéndolo coincidir, precisamente, con la junta de accionistas de banco, que tenía lugar ese mismo día en Málaga capital. En esa reunión, y en un clima de máxima tensión, el presidente de la Fundación pudo comprobar que sus apoyos entre los patronos seguían menguando. Tuvo que recurrir a su propio voto (pese a que se trataba de un asunto en el que se le aconsejaba no intervenir) para sacar adelante por una ajustada votación por 7 a 6 su propuesta de que sea la Comisión de Auditorías del Patronato la que busque a las firmas candidatas para elaborar el informe sobre su idoneidad. Entre los que votaron a favor, además de Medel, está el cuestionado Antonio Jesús López Nieto, representante de la Junta y actual presidente del club de baloncesto Unicaja.

Está pendiente la convocatoria de una nueva reunión del Patronato para elegir, por acuerdo de todos los patronos, el despacho que se encargue de realizar el informe de idoneidad de Medel. En todo caso, en el comunicado de este Jueves Santo, el todavía presidente de la Fundación señalaba que la formalización de su renuncia "será con anterioridad a que se lleve a término lo indicado en el escrito del Ministerio y con independencia de su contenido".

Justo antes de la Semana Santa, el 8 de abril (Viernes de Dolores) se había producido otro hecho que reafirma la profunda división instalada en el seno de Unicaja. El banco emitió una contundente declaración institucional en la que calificaba de "rotunda falsedad" las manifestaciones realizadas desde diferentes ámbitos sobre la supuesta salida de la sede social de Málaga y sobre "cualquier otro sesgo no profesional en la toma de decisiones".

La entidad financiera mostraba su rechazo a las "injerencias políticas" que, a su juicio, se habían producido en los últimos tiempos "en relación con la entidad y con sus grupos de interés", recordando que estas "intromisiones", en el pasado, "se han demostrado muy negativas para la gestión e incluso la supervivencia de algunas entidades financieras".

Esa declaración , sin embargo, no estuvo también exenta de polémica ya que, según explicaron a este periódico fuentes financieras, el presidente Manuel Azuaga, se posicionó como único voto en contra, mientras que otros dos consejeros se abstuvieron.

Compartir el artículo

stats