Hace ya varias semanas que el tema del que todo el mundo habla es el gran apagón, la crisis de suministros y de las eléctricas. Todo esto está estrechamente relacionado y está generando confusión, dudas, miedos e incertidumbre.

¿Qué ocurriría en Europa si llegara a producirse un gran apagón? ¿Qué necesito tener en mi casa si sucede? ¿Cuándo podría producirse? Son preguntas que rondan en las mentes de miles de ciudadanos de todo el mundo, sobre todo desde que el Ministerio de Defensa de Austria lanzó una campaña para que sus ciudadanos se prepararan ante la situación.

Para la ministra austriaca, Klaudia Tanner, explicó que la duda no era "si habrá o no un apagón, la cuestión es cuándo", algo que ha desatado la psicosis en Europa. Tanner afirmó que no se sabe con exactitud cuando ocurrirá pero que la probabilidad es de 100% en los próximos cinco años, y por ello, para el 2025, el Ejecutivo austriaco espera estar preparado para abastecer a sus ciudadanos sin electricidad y conseguir que algunas instalaciones militares y policiales puedan seguir operativas cuando ocurra.

¿Qué es un gran apagón?

El gran apagón se refiere a la posibilidad de un corte de luz masivo, en toda Europa o incluso en el mundo, de larga duración, que podría ocurrir por varias razones. Algunos mencionan fenómenos naturales como una gran tormenta solar, otros hablan de sobrecargas en la red eléctrica e incluso de ataques informáticos.

En el caso de Austria, se ha lanzado una campaña informativa que incluye carteles y vídeos publicitarios y una web con consejos sobre este fenómeno: "Gran apagón: qué hacer, si nada funciona". Según explica esta página web informativa, una forma de reconocer el corte de suministros es si, además de no tener luz en casa ni en las viviendas vecinas, tampoco funciona el transporte público, internet o la red telefónica.

No es el único país que se ha puesto en marcha y ha tomado acción ante esta posibilidad y es que Suiza también se ha unido y ha lanzado un aviso a sus ciudadanos sobre la posibilidad de sufrir cortes de suministros, aunque en este caso los temores se relacionan con su dependencia del mercado eléctrico europeo, por lo que enfatizan sobre el peligro que pueden suponer las tensiones energéticas. Asimismo, el diario suizo Neue Zürcher Zeitung se hizo eco hace unos días de un documento del Gobierno en el que se alertaba de los posibles apagones. Según este, "un mundo sin electricidad podría tener consecuencias mucho peores que la pandemia" y avisaba de que se consideraba "la peor amenaza para Suiza" en la actualidad.

¿Y qué dice el gobierno de España?

En el caso de España, la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha descartado rotundamente que haya posibilidades de un gran apagón en España. Así lo aseguró el pasado viernes, en declaraciones a Onda Cero, afirmando que el suministro de electricidad “está garantizado”. La estructura de generación eléctrica en España –añadió- es "muy potente" y prácticamente duplica la demanda en momentos pico. El sistema energético español, detalló la ministra, "es casi una isla, el riesgo de un gran corte de suministros por una caída del sistema en terceros países es muy limitado y hay capacidad poner un cordón sanitario en caso de que eso ocurriera. Es un tema que podemos descartar de nuestro horizonte de preocupaciones con total rotundidad", remarcó. 

Por otro lado, Red Eléctrica de España (REE) también ha insistido en que no existe "ningún indicio objetivo" que haga pensar que pueda producirse un apagón eléctrico en Europa, incluida España.