Calentamiento global, polución, aumento del nivel y temperatura del mar, emisión de gases de efecto invernadero, pérdida de biodiversidad, etc. No se trata de un escenario distópico, sino de algunos de los principales retos ambientales que comprometen la supervivencia del planeta. Son, como apuntan las estadísticas, resultado de la acción del ser humano y de sus modelos productivos y de explotación de recursos naturales.

No obstante, es a nosotros, los seres humanos, a quienes nos compete revertir esta peligrosa tendencia y, en este sentido, parece que no llegamos del todo tarde. Al menos así lo manifestaron los diversos ponentes que participaron el pasado 9 de noviembre en i-Talks, el ciclo de eventos inspiracionales con marcada vocación de servicio y voluntad de generar conocimiento compartido organizado por Prensa Ibérica a través de sus nueve cabeceras informativas del arco mediterráneo.

Objetivos compartidos

Las Naves, el espacio de innovación urbana y social de referencia de la ciudad de València, acogió el encuentro relativo a «Energía & Clima» del ciclo i-Talks, que contó con la participación de un destacado elenco de ponentes, así como de personalidades relevantes de la política valenciana como el vicealcalde de la ciudad, Sergi Campillo, y Carlos Galiana, concejal de Innovación y Gestión del Conocimiento.

En representación de la administración local también intervino Fermín Cerezo, jefe del Servicio de Innovación del Ayuntamiento de València, quien acompañó en su exposición a Marta Chillarón, directora de Las Naves.

Andy Stalman, experto en branding y liderazgo, ejerció como embajador del evento, que estuvo conducido por Silvia Tomás, directora de Levante TV, y que se nutrió de las ponencias de Marcos J. Lacruz, presidente de Avaesen; Andrés Montesinos, presidente y portavoz de la Coordinadora Territorial de Som Energia València; Carlos Sánchez Cerveró, gerente de la Fundació «València Clima i Energia; y, por último, Noemí González, investigadora del Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) y responsable de la red de excelencia HySGrid+

Silvia Tomás, directora de Levante TV, fue la encargada de conducir la jornada de i-Talks. F. Bustamante

Un nutrido grupo que reflexionó desde sus respectivos campos profesionales y de conocimiento sobre cómo nuevos modelos energéticos pueden impactar de forma positiva sobre el cambio climático y, en este sentido, contribuir a la descarbonización de las ciudades.

Y es que, estos núcleos urbanos aglutinan a más del 70 % de la población mundial pese a representar tan solo el 4 % del territorio. Su papel, como señalaron de forma unánime, es vertebrador para acometer una transición energética efectiva de forma transversal, pues su función no se refiere de forma exclusiva a la mejora de la calidad del medio ambiente, sino también a la de la vida de las personas.

En este sentido, el acceso a la energía es, como se señaló en el encuentro en alusión al incremento exponencial de las tarifas de consumo, un derecho. Urge «democratizar la energía», apuntó Montesinos, pero también «electrificar la economía», puntualizó Marcos J. Lacruz.

Hacerlo, además, poniendo a la ciudadanía en el centro de la transición convirtiéndola en «actores activos de la transformación energética», esgrimió Carlos Sánchez, y de forma colaborativa, sostenible y digitalizada, como defendió Noemí González al exponer las ventajas competitivas que ofrecen las comunidades energéticas locales como garante de crecimiento transversal.

'Las energías renovables son la única vacuna que existe contra el cambio climático'

Las energías renovables son, de este modo, «vacunas contra el cambio climático» y medio necesario para consolidar nuevos procesos productivos y urbanos. Marta Chillarón aludió a este propósito el calificativo de «objetivos compartidos» y en base a esta premisa desgranó el ambicioso proyecto que busca convertir València en una ciudad más saludable, emprendedora y sostenible al término de la década.

Se trata de Missions València 2030, una iniciativa municipal polivalente que fija metas realistas capaces de modificar el cap i casal y que interpela, para ese fin, a todos los sectores industriales, tecnológicos, productivos y académicos, así como fuentes de conocimiento y sociedad civil.

Así, el pasado mes de febrero se aprobó la primera de sus afamadas misiones que tiene como objetivo descarbonizar la ciudad y generar 365 días de aire limpio para todos los vecinos y vecinas de València.

Los ponentes señalan que la transformación energética debe estar liderada por la sociedad para ser efectiva

Autoconsumo, almacenamiento, gestión y producción de energía, creación de redes de frío y calor compartido o movilidad sostenible, así como gobernanza o economía verde, son solo algunos de los ejemplos en los que se materializa la estrategia de la ciudad.

Cabe destacar que, como advirtieron los ponentes de i-Talks, todavía son muchos los retos logísticos y económicos que atraviesan la consecución de un modelo urbanístico sostenible, poniendo de manifiesto la importancia de invertir en I+D+i, así como de incidir en la pedagogía y educación de la población, que todavía se siente alejada de la transición energética.

No obstante, «hacer y equivocarse es mucho más rentable que no hacer nada», animó Andy Stalman. Una rentabilidad que también interpela a las renovables, «la fuente de aprovisionamiento energético más barata que existe», puntualizó el presidente de Avaesen, y cuyo promedio está fijado en torno a los 30 euros por MWh.

Ejemplo de ello es, en otras actividades energéticas, la revolución de los tejados mencionada por Andrés Montesinos, autoproducción de energía fotovoltaica que cuenta con el respaldo de Som Energia. La Oficina de la Energía, como expresó Sánchez, es también fundamental, pues apela al ciudadano y lo empodera respecto a su consumo.