Comprender la factura de la luz para conocer lo que tenemos contratado y cuánto pagamos por la luz que consumimos no es una tarea imposible si somos capaces de entender lo que se esconde detrás de cada concepto. Así descifraremos mejor de qué manera nos afectan las nuevas tarifas de electricidad. Lo más seguro es que como consumidor sepas la cantidad de gigas de datos que consumes al mes al navegar por internet o la cuota que abonas para disfrutar de tus series y películas favoritas. Sin embargo, ¿eres capaz de comprender tu factura eléctrica?. Si hacemos caso a los datos de la CMMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) seguramente la respuesta sea “no”: Cuatro de cada diez ciudadanos no saben qué contestar si se les pregunta qué tarifa eléctrica tienen contratada.

Para resolver estas dudas y que todo el mundo conozca qué tiene contratado y cuánto paga por la luz que consume es importante entender la diferencia entre una factura del mercado libre y otra del mercado regulado.

Qué tipos de mercados hay: el libre y el regulado

Hay que eligir una tarifa adaptada a ti para pagar menos en la factura de la luz Adobe Stock

El primer paso para entender nuestra factura es saber si tenemos contratada la luz con una compañía del mercado libre o del regulado. Son los dos tipos de mercados que hay en nuestro país, el libre y el regulado, y funcionan de la misma manera en todas las comunidades, incluida Balears.

Tienes que fijarte en el encabezado de tu factura de la luz donde están detallados los datos de la empresa comercializadora con la que has firmado el contrato. Después compruebas en internet si esa compañía forma parte del mercado libre o regulado. Como ejemplo, si en la factura aparece Endesa Energía S.A. Unipersonal estás incluido en el mercado libre y en el caso de Energía XXI te encuentras en el mercado regulado.

  • Mercado libre: Existe una gran variedad de tarifas. Unas son planas, es decir, pagas el mismo precio con independencia de la hora a la que consumas la electricidad y otras son distintas según la franja horaria. Cada mes pagas el precio que incluye tu contrato. Cada compañía ofrece sus diversas tarifas y puedes elegir la que se adapte mejor a tus necesidades. En cualquier momento puedes cambiarla o marcharte a otra empresa. Su funcionamiento es parecido al de las tarifas de telefonía móvil. Conoces lo que pagarás por cada minuto de llamada y también por cada kilovatio-hora consumido.
  • Mercado regulado: La tarifa no varía y siempre es la misma. Su nombre es PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor). Debes saber que con esta tarifa el precio de la luz cambia cada hora según la oferta-demanda lo que supone que pagas más si consumes en las horas caras y menos en las horas baratas. Dentro de este tipo de tarifa, los clientes vulnerables con determinadas características se pueden acoger al Bono Social, que es un descuento en la factura. Solo unas pocas compañías nombradas por el Gobierno ofrecen esta tarifa.

La importancia de elegir la tarifa adaptada a ti para pagar menos

Una vez conocemos en qué mercado nos encontramos, el siguiente paso es saber qué tipo de tarifa se adapta mejor a nuestras necesidades y perfil de consumo porque para tomar una decisión es importante conocer sus características. Unas son planas y no varían lo que supone que en ocasiones nos resultará más barata o cara que una tarifa que sí cambia; para los consumidores es esencial una elección que permita ahorrar en un contexto de subidas constantes de precios de la electricidad. En la actualidad, la digitalización de los contadores de la luz permite controlar lo que consumimos en cada momento y, de esta manera, podemos adaptar nuestro consumo a la tarifa que se ajuste mejor a nuestro perfil. “Actualmente todos los contadores pueden leer la lectura hora a hora de cada suministro”, señala Andrés Morata, responsable de Gestión Económica del Sistema de la Dirección de Regulación de Iberia en Endesa. El análisis de esta información permite diseñar un sistema para trasladar los consumos a horas de menor coste y conocer qué tarifa nos conviene más.

Decides si quieres moverte a otra tarifa, pasar del mercado libre al regulado o a otra compañía Adobe Stock

Es posible elegir muchos modelos de tarifas y cada compañía presenta una gran variedad de posibilidades:

  • Tarifa fija, un precio único a cualquier hora del día: El precio que pagas cada mes está cerrado y abonas siempre la misma cantidad con independencia de lo que gastes en tu hogar y el momento del día en que se consuma la energía. Sabes que aunque tu consumo cambie, la factura será igual. Por ejemplo, da igual la hora que pongas la lavadora, enciendas el aire acondicionado o la calefacción eléctrica, cocines o te duches. De este modo, el precio que abonas por cada kilovatio consumido será el mismo. Está pensada para aquellos consumidores que, por su estilo de vida, no pueden mantener una rutina y para ellas es complicado concentrar su consumo en las horas en que la energía tiene un precio más barato.
  • Tarifa ‘plana’, cuota fija al mes personalizada: Es parecida a la fija ya que el consumidor paga una misma cantidad cada mes. El importe mensual no varía. Es aconsejable en el caso de los hogares que buscan despreocuparse del gasto energético como aquellos con un consumo elevado de energía en las calefacciones eléctricas y aires acondicionados.
  • Tarifas con discriminación horaria, la tarifa varía de una hora a otra: En esta modalidad el precio de la energía varía de una hora a otra y también de un día a otro. Son ideales para los clientes que pueden modular sus consumos horarios en función de los precios previstos. Si contratas este tipo de cuota debes tener en cuenta que cuanta más demanda de energía hay, mayor es el precio del kwh. Como habitualmente por las noches se demanda menos electricidad y los precios son inferiores, las compañías suelen ofrecer tarifas nocturnas para pagar menos.
  • Tarifa 3 periodos, de 00.00 a 8.00, los fines de semana y festivos, pagas menos: Está especialmente pensada para personas que pasan casi todo el día fuera de su vivienda por trabajo y cuando llegan a sus casas por la noche pueden realizar todas las actividades domésticas, es decir, pueden concentrar el consumo en los horarios más baratos. Si tu modo de vida te permite organizarte para concentrar todo tu consumo eléctrico por las tardes-noches o los fines de semana, este es tu tipo de tarifa.
  • Tarifa verde, consumes solo energía 100% renovable: Si eres un consumidor preocupado por la sostenibilidad y la eficiencia energética, puedes optar por esta cuota porque toda la energía que consumes proviene de fuentes de energía renovable.

¿Puedo cambiar de mercado en cualquier momento?

Tú mandas y eres libre de permanecer con la misma tarifa o cambiarla cuando quieras. Decides si quieres moverte a otra tarifa, pasar del mercado libre al regulado o a otra compañía.

Es importante entender la diferencia entre una factura del mercado libre y otra del mercado regulado Adobe Stock

La nueva factura de la luz, pagas más o menos según la hora del día

Desde el pasado 1 de junio se han introducido cambios en la forma de calcular lo que pagamos en la factura de la luz para adaptarse a las Directivas europeas. De este modo, los hogares pueden pagar menos por el término fijo y adaptar la tarifa a sus necesidades de consumo de electricidad.

Los cambios afectan tanto a la parte variable de la factura (el consumo) como a la fija (la potencia contratada). Con el nuevo cálculo, pagarás más o menos según la hora del día.

  • Parte variable: se han fijado tres precios de la energía distintos teniendo en cuenta el horario: punta, llano y valle. Las horas valle comprenden el horario nocturno (de 00.00 horas a las 8.00 horas) y en este caso el precio de la energía es significativamente menor al precio en las horas punta.
  • Parte fija: También se divide en dos tramos (punta y valle) y de este modo puedes tener mayor potencia contratada cuando más la necesitas y rebajarla cuando no haga tanta falta.

Los hogares pueden pagar menos por el término fijo y adaptar la tarifa a sus necesidades de consumo de electricidad Adobe Stock

En general, los clientes seguirán pagando una cantidad similar a la de antes del cambio en la factura. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el precio será mayor o menor en función de que el consumo se produzca en periodos de punta, llano y valle con la posibilidad de modificar las potencias cuando el cliente lo desee. La clave para ahorrar sería adecuar la potencia contratada a lo que necesitamos en cada periodo.

Con la nueva factura, todo el fin de semana entra en el horario valle y de esta manera podemos ajustar nuestro consumo y contener el precio que pagamos al mes teniendo en cuenta que nos encontramos en momentos con un coste de energía que está en máximos.