DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alza de precios

Alemania considera el alza de la inflación un "fenómeno temporal"

Berlín descarta por ahora tomar medidas específicas por una tendencia de los precios que ve "coyuntural y aceptable"

La canciller alemana, Angela Merkel.

La canciller alemana, Angela Merkel.

La inflación registró en Alemania un aumento del 2,5% el pasado mayo, su mayor incremento en casi una década, según datos oficiales de la Oficina Federal Estadística (Destatis). El principal motor de ese aumento fueron los costes energéticos, así como el aumento de la demanda que ha supuesto la reactivación de sectores como la restauración y otros servicios tras el levantamiento de restricciones frente a la pandemia.

Destatis reconoce, además, que ese dato sobre el avance de los precios no es definitivo y que volverá a publicarlo revisado el próximo 15 de junio. En un país con un pavor histórico a la inflación – debido, entre motivos, al recuerdo de la hiperinflación de la década de los 30 del siglo pasado, preámbulo de la llegada de los nazis al poder –, se multiplican las voces que alertan sobre los peligros de un excesivo aumento de los precios durante demasiado tiempo. El sector de la construcción se lamenta, por ejemplo, del incremento de materiales y también del combustible.

Los críticos piden un freno del gasto público decidido por la Gran Coalición (conservadores y socialdemócratas) para hacer frente al impacto económico del coronavirus, y el fin de los tipos de interés al 0% practicado por el Banco Central Europeo (BCE). El diario económico Handesblatt tildó el pasado marzo de “turboinflacionaria” la política presupuestaria del actual ministro federal de finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz.

El candidato del SPD a la cancillería federal responde con sosiego a los temores y a las críticas: “Los bancos centrales de Estados Unidos, de Reino Unido y el BCE están bastante de acuerdo en que el actual aumento de precios es un fenómeno temporal. El análisis de muchos expertos apunta que se trata de un efecto de ajuste debido a la reapertura de muchos negocios y también a la rebaja temporal del IVA que decidimos para estabilizar la coyuntura”, ha respondido este miércoles el ministro Scholz a una pregunta de El Periódico de Catalunya durante una conferencia con corresponsales extranjeros en Berlín.

El gobierno federal no considera, por tanto, de momento necesarias medidas específicas para frenar una inflación que considera coyuntural y aceptable, y que muy probablemente estará en Alemania por encima del 2% recomendado por el BCE este 2021. El instituto económico berlinés DIW ve incluso el aumento de precios como una oportunidad para Alemania: “La preocupación en medio de una pandemia no deberían ser los crecientes precios y el endeudamiento público, sino los daños irreparables que generarían una política monetaria y presupuestaria restrictivas, que generarían muchas insolvencias y también desempleo”.

Compartir el artículo

stats