Las seis grandes constructoras cotizadas (ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr Vallehermoso y OHL) elevaron un 20,3% su cartera de obras pendientes de construcción en el exterior en los nueve primeros meses del año, de forma que sumaba un importe total de 26.689 millones de euros.

El aumento del número de contratos logrados en el exterior coincide con el descenso en la inversión en obra pública en España y con la caída (de entre el 7,5% y el 20%) que todos estros grupos experimentaron en sus carteras de construcción doméstica. Las grandes compañías del sector achacan la progresiva internacionalización de su cartera de obras al esfuerzo que realizan en sus estrategias de diversificación geográfica, para reducir así la exposición al mercado constructor de España.