05 de noviembre de 2009
05.11.2009
Automoción. La emperesa justifica la cancelación de la venta por la "mejora del ambiente empresarial"

General Motors se queda con Opel y anuncia la supresión de 10.000 empleos

Los trabajadores de las factorías europeas de la casa germana se sumarán a los paros convocados en Alemania

05.11.2009 | 01:05
Factoría de Opel en la localidad alemana de Ruesselsheim.
General Motors (GM) aseguró ayer que es preciso recortar 10.000 puestos de trabajo en Opel de una plantilla en Europa compuesta por unos 50.000 empleados. Según explicó el vicepresidente de General Motors, John Smith, son necesarios "significativos recortes" en Opel para lograr su estabilidad a largo plazo "en cualquier plan de reestructuración que se plantee". El anuncio se hizo horas después de que el grupo estadounidense anunciara por sorpresa, su decisión de mantener la propiedad de Opel, anulando así meses de negociaciones para vender la firma europea a un consorcio encabezado por Magna y respaldado por el banco ruso Sberbank.
General Motors justificó la cancelación de la venta por la "mejora del ambiente empresarial"en los últimos meses y "la importancia de Opel/Vauxhall a la estrategia global de GM".
La decisión fue acogida con rabia y temor en Alemania y supone un fuerte revés para el gobierno de Angela Merkel, que había puesto toda la carne en el asador para que esa venta se cerrara con éxito. Berlín exige ahora que la empresa de Detroit devuelva el crédito puente de 1.500 millones de euros (2.200 millones de dólares) que le otorgó el Estado alemán para permitir la supervivencia de la subsidiaria. Además recalca que no ayudará a la empresa estadounidense con ningún tipo de avales.
En reacción, el comité de empresa de Opel y el poderoso sindicato alemán IG Metall, que habían aceptado hacer los sacrificios requeridos por Magna, han convocado acciones de protesta en Europa. El comité de empresa de Opel en Alemania ha convocado para el jueves huelgas en las fábricas alemanas. Los trabajadores de otras factorías de Opel en Europa se unirán a la acción de protesta.
La preocupación es grande, tanto que el gobierno de Merkel anunció que pretende hablar en los próximos días con el Ejecutivo del presidente Barack Obama para abordar la cuestión. Además, se reunirá el viernes con los representantes de los cuatro estados federados en los que se ubican las plantas de la automotriz alemana.
Por su parte, el Gobierno estadounidense aseguró ayer que el grupo automovilístico toma sus propias decisiones.
General Motors (tras pasar por la quiebra durante el verano y recibir cerca de 60.000 millones de dólares en ayudas públicas) ha realizado reformas similares por lo que tendrá ahorros comparables a los de Ford.
De hecho, GM ha conseguido asegurarse en Estados Unidos concesiones laborales que los trabajadores de Ford rechazaron la semana pasada por lo que ahora mismo se encuentra con cierta ventaja competitiva en ese terreno. La decisión del consejo de administración de GM apunta a que el saneamiento financiero de la empresa está marchando mejor de lo previsto y que existe la convicción de que la demanda de vehículos se está recuperando tanto en Estados Unidos como en Europa.
GM dijo que "de forma preliminar", su plan de reestructuración para Opel costará unos 3.000 millones de euros, "mucho menos que todas las ofertas remitidas".


ADEMÁS
No a la guerra de subsidios– La Comisión Europea (CE) advirtió, tras conocerse que General Motors no venderá su filial Opel, de que no permitirá una "guerra de subsidios" entre los gobiernos europeos encaminada suavizar el nuevo plan de reestructuración de Opel, y se ofreció para mediar.

Advertencia a las plantillas– General Motors advirtió ayer a los sindicatos y comités de empresa de Opel de los peligros que entrañan las huelgas de protesta. "Si no logramos un acuerdo respecto a la necesaria reestructuración de la compañía, la consecuencia podría ser la insolvencia de Opel"

Desilusión en Berlín– El gobierno alemán asegura que la noticia ha sido una sorpresa para todos, no sólo para Alemania sino también para otros países europeos con plantas de Opel, y que la decisión ha causado "desilusión" y hasta "ira" en Berlín. Merkel optó ayer por no pronunciarse en público.

Tranquilidad en Washington– El Gobierno estadounidense aseguró ayer que el grupo automovilístico General Motors toma sus propias decisiones, después de que el consejo de administración de la multinacional revocara los planes para vender Opel a Magna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine