"No estamos de acuerdo ni entendemos la multa. Recurriremos en el plazo que corresponda", señalaron en fuentes de Telefónica. Asimismo, aseguraron que la compañía "ha actuado en todo momento dentro de la legalidad" y que con la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección de Usuarios y Consumidores la operadora se limitó a adaptar sus tarifas al nuevo marco.

"Si facturamos de una determinada manera antes de la entrada en vigor de la Ley fue porque podíamos hacerlo", indicaron. Además, recordaron que los usuarios de Movistar tenían a su disposición diferentes tarifas antes de marzo.

La Comunidad de Madrid abrió un expediente de oficio el año pasado a varias operadoras, incluida Telefónica Móviles, debido a que hasta el 31 de diciembre de 2005 cobraban a los consumidores en la mayoría de sus ofertas el primer minuto completo y, a partir del mismo, en tramos de 30 segundos, con independencia del tiempo real de utilización del servicio.

La norma regional dispone, en su artículo 50, que supone una infracción administrativa sancionable económicamente la realización de transacciones en las que se imponga injustificadamente al consumidor condiciones, recargos o cobros indebidos, prestaciones accesorias no solicitadas o cantidades mínimas.

La sanción de 2,9 millones de euros, en la que se ha tenido en cuenta el número de afectados que pagaron por servicios no prestados, es la mayor impuesta por la Comunidad a una empresa de telecomunicaciones en virtud de la Ley de Protección de los Consumidores madrileños, ya que a principios de mes se impuso otra a Vodafone por similares motivos, que fue de 1,4 millones de euros.