El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, descartó ayer una rebaja de tipos de interés para contrarrestar la ralentización del crecimiento en la eurozona provocada por las turbulencias financieras porque persisten los riesgos al alza en la estabilidad de precios y porque la contención de la inflación es la principal tarea del BCE según establece el Tratado.

Trichet realizó estas declaraciones en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara en respuesta a una pregunta del parlamentario del PP José Manuel García-Margallo. Éste le interrogaba sobre la posibilidad de una rebaja de tipos "teniendo en cuenta que probablemente el funcionamiento de los mercados (financieros) sea ahora tan o más importante que la estabilidad de precios".

"Los tipos de interés dependen de la necesidad de garantizar la estabilidad de precios a medio plazo", respondió categóricamente el presidente del BCE, descartando así cualquier rebaja de tipos desde el 4 por ciento actual.

Riesgos en la inflación

Subrayó que persisten los riesgos al alza para la inflación causados por "posibles subidas adicionales de los precios del petróleo y los agrícolas y por incrementos en los precios regulados y en los impuestos indirectos superiores a los previstos hasta ahora". Además, alertó de los efectos negativos que podrían tener subidas salariales inesperadas.

"El Consejo de Gobierno del BCE está listo para contrarrestar los riesgos al alza para la estabilidad de precios, en línea con su mandato", resaltó Trichet. Insistió en que el Banco "seguirá de cerca todos los acontecimientos" y "actuará de manera firme y oportuna" para "garantizar que los efectos de segunda ronda y los riesgos a la estabilidad de precios a medio plazo no se materialicen".

"En momentos de volatilidad en los mercados financieros y de incremento de la incertidumbre es todavía más importante anclar firmemente las expectativas de inflación en línea con la estabilidad de precios", destacó el presidente del BCE.