Las tarifas eléctricas subirán una media ponderada del 1,81 por ciento para los consumidores domésticos a partir del próximo 1 de julio, según la propuesta de Real Decreto que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha enviado a la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

Por el contrario, las tarifas del gas natural, que se revisan cada tres meses (en enero, abril, julio y octubre) mediante la aplicación de una fórmula automática, se mantendrán sin cambios.

De acuerdo con la propuesta elaborada por Industria, la llamada tarifa eléctrica social, a la que se pueden acoger los usuarios domésticos que consumen menos de 2,5 kilovatios (4,5 millones en total), subirá un 1,5 por ciento.

Para los clientes domésticos cuyo consumo está comprendido entre 2,5 y 5 kilovatios, que son la mayor parte (más de 15 millones), la subida será del 1,86 por ciento.

Por último, la subida para el tramo que va de 5 a 10 kilovatios (casi 2 millones) será del 5 por ciento.

Los incrementos propuestos en cada tramo arrojan una media aritmética del 2,21 por ciento.

Sin embargo, la subida media ponderada, que tiene en cuenta el número de consumidores en cada tramo, se sitúa en el 1,81 por ciento, según explicaron fuentes de Industria.

A partir de ahora, las tarifas eléctricas se revisarán cada tres meses, tal como establecía el Real Decreto de Tarifas para 2007, por lo que la próxima actualización se realizará el 1 de octubre.