La Comisión Europea (CE) autorizó ayer la adquisición del operador español de telecomunicaciones móviles Amena por el francés France Télécom, tras comprobar que el proyecto no perjudicará de forma significativa la competencia.

El Ejecutivo comunitario consideró que no hay "solapamiento horizontal" entre las actividades en España y Francia de ambas compañías. En el nivel vertical, la operación tampoco genera preocupaciones en los mercados internacionales al por mayor de servicio itinerante (roaming) y telecomunicaciones fijas y móviles en los dos países, añadió la Comisión.