"Los excedentes de leche, carne o de cualquier otro producto son colocados en Mallorca por las grandes superficies". La valoración corresponde a Antoni Aguiló Lluna, síndic de comptes de Balears y autor del informe Agricultura y ganadería en Mallorca presentado ayer por el Cercle d'Economia.

Aguiló denunció el "dumping" -práctica desleal que consiste en que un producto sea introducido en el mercado a un precio inferior a su valor en su lugar de origen- de los artículos agrícolas y ganaderos procedentes de la península. El informe alerta de la "invasión" de producción foránea gracias a que Balears es un mercado "cul de sac" -no hay retorno de productos isleños al exterior- y por la debilidad del sector primario autóctono, cuyos costes de transformación son "elevados" y las explotaciones carecen de rentabilidad.

El informe pone de manifiesto la falta de mano de obra especializada, un problema agravado por el envejecimiento de la población agrícola autóctona, de la cual más de la mitad supera los 50 años. Aguiló lamentó que Mallorca ha pasado de tener 41.000 explotaciones agrarias en 1975 a 17.000 en 2000, lo que, a su juicio, se agrava por la "atomización" de las propiedades.

Asimismo, el Cercle d'Economia criticó que el Govern continúe explotando el modelo turístico de 'sol y playa', al considerar que esta actividad encuentra "mucha competencia" en el mercado, y defendió la orientación del sector hacia el disfrute del paisaje de la isla.