El portavoz de EU-EV en el Parlament, Miquel Rosselló, afirmó ayer que los datos de siniestralidad laboral durante el primer semestre de 2004 en Balears son "preocupantes" y apuntó a la rebaja del presupuesto de salud laboral para este año como causa de la ralentización del descenso de la accidentalidad.

Según esta coalición, el número de percances registrados de enero a junio de 2004 se ha reducido a un ritmo más lento que el año anterior.

En el primer semestre la caída se ha situado en el 3,6%, cuando la siniestralidad en todo 2003 decreció un 12%.

En el primer semestre se han contabilizado 10.847 accidentes frente a los 11.239 del mismo periodo de 2003. De ellos, 104 han sido graves, seis muy graves y ocho han acabado con el fallecimiento del trabajador.

El conseller de Trabajo, Cristóbal Huguet, se mostró muy tajante con las palabras de Rosselló. "Yo no sé lo que quieren los que han hecho estas manifestaciones. Lo que demuestra una mejoría en las condiciones en que se trabaja es la comparación del primer semestre de 2004 con cualquier otro: hay más trabajadores, más actividad laboral y menos accidentes. Y todos estos datos en términos absolutos".

Aunque se han registrado ocho accidentes mortales por cuatro en el ejercicio pasado durante los primeros seis meses, Huguet aclaró que la mayoría se han producido 'in itinere', es decir, a la salida o de camino al trabajo. "Sobre todo, hay menos accidentes graves. No se debe falsear la realidad.

Lo que no es aceptable es pretender hacer debate político de los accidentes. Esto implica muy poca sensibilidad por lo que se ha hecho y lo que hace la sociedad civil", aseveró el conseller.