El próximo septiembre entrará en funcionamiento el nuevo Observatorio de Precios de los Alimentos. El centro analizará los mecanismos de la formación de precios a lo largo de la cadena alimentaria para incidir en los elementos distorsionadores del traslado de precios desde el origen hasta el consumidor. Además se luchará contra la morosidad en las operaciones comerciales y se trabajará para acortar los plazos de pago.