Tato García arrancó la rueda de prensa post partido con un contundente: «Estamos muy jodidos». Algo más confuso se mostró a la hora de valorar el encuentro de su equipo frente al Amorebieta: «Habéis visto el partido, ha sido un encuentro controlado, pero cuando estas ahí abajo, todo lo que puede pasar, pues pasa. Solo queda hacer nuestro trabajo para intentar dar la vuelta a esta situación».

El nuevo técnico del Atlético Baleares, que cumple su segunda semana al frente del cargo, confía en poder darle la vuelta a la situación que arrastra el equipo desde hace ya siete jornada: «Estoy convencido de que el equipo hará todo lo que sea necesario para sacar esto adelante. Al final una cosa lleva a la otra. Tenemos que pensar que estamos en un club muy grande y que este equipo tiene que estar en Primera. Este equipo no puede bajar».

Cuestionado por el apoyo que ofreció la grada en el partido, Tato agradeció el esfuerzo de la afición: «Estoy muy orgulloso de toda la gente que se ha acercado al estadio a ver su equipo. Nosotros tenemos que seguir peleando, quedan trece partidos y sabemos que la situación es muy mala, pero todavía hay 39 puntos en juego. Nuestra idea hoy era mantener la portería a cero, pero al final los errores individuales te condenan».