Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eurobasket

Luis Guil, segundo entrenador de Scariolo: "Lo de este Eurobasket supera todo lo imaginable"

El técnico cree que el oro logrado por la selección española mejora incluso el del Mundial, y elogia a Scariolo como la clave del éxito

Luis Guil, junto a Sergio Scariolo en un partido del Europbasket. Reuters

Con la voz aún tomada por la resaca tras la celebración en Madrid del título del Eurobasket, la mano derecha de Sergio Scariolo en la selección, Luis Guil (Sevilla, 16 de julio de 1971), se afana por empaquetar sus cosas y emprender el viaje a Japón, a donde llegó a finales de 2019 y donde desde 2021 entre al Shiga Lake Stars, uno de los 24 equipos que compiten en la J League, la liga japonesa de baloncesto.

Guil ya vivió al lado de Scariolo el inesperado triunfo de España en el Mundial 2019, en un equipo bajo el liderazgo de Ricky Rubio. Pero reconoce la victoria en este Eurobasket 2022 en Berlín frente a Francia escapa a todo lo que podía pensarse y remarca que una de las claves del triunfo es el talento y la capacidad táctica de Scariolo.

“Lograr un triunfo así te deja sin palabras. Era algo inimaginable que supera incluso el Mundial”, asegura Guil en una conversación con El Periódico de Catalunya, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico. “Un triunfo así se disfruta mucho más y te das cuenta de que todo es posible, aunque te digan que no lo puedes hacer. Esa es la convicción que tenía el grupo. Les decían que no podían y ellos decían que sí y han demostrado que podían”.

 El segundo entrenador de la selección reconoce que nadie en la expedición española podía imaginar el desenlace del torneo cuando viajaron a Georgia para afrontar la primera fase pero que las sensaciones eran muy buenas. “Antes de viajar, yo estaba convencido de que íbamos a competir muy bien, porque veníamos de los partidos frente a Grecia y Lituania de la preparación. Habíamos estado con opciones y las sensaciones en el grupo eran muy parecidas a las que teníamos en el Mundial. Y se ha visto que el equipo ha ido creciendo a cada partido y cada jugador lo ha hecho a nivel individual”, apunta.

La retirada progresiva de la 'Generación de Oro' con los Gasol, Reyes, Navarro podía dar que pensar que se iniciaba ahora una travesía por el desierto hasta que llegara el relevo, pero el título reafirma a Guil en su defensa del trabajo federativo. “Hasta que no se termine, no habrá esa transición. Y por ahora no ha acabado ¿no?. No no creo que haya habido nadie que haya dominado el baloncesto mundial, salvo EEUU, como lo ha hecho España. Resultados que no había hecho ni la URSS ni Yugoslavia. Hemos jugado las semifinales del Europeo los últimos 23 años, que es algo muy difícil. Y eso te da una dimensión de lo que hace la federación”.

 En la fiesta con los aficionados en el Wizink Center, el capitán Rudy Fernández tuvo palabras de agradecimiento para Scariolo (“lo que has hecho con este equipo es increíble”, aseguró el alero mallorquín) y Guil asegura que no puede estar más de acuerdo con el jugador madridista. “Scariolo es uno de los mejores entrenadores del mundo. Eso es algo indiscutible. ¿Quién puede ser campeón de la NBA, del mundo y de Europa en cuatro años? No sé si alguien más lo ha hecho en su vida. Y además una cosa que tiene es que no para. Su cabeza no para con la idea de seguir evolucionando y mejorando y esa es una clave de su éxito. Siempre quiere más”.

Trabajo oscuro 

Guil asegura que detrás del título europeo y mundial que ahora ostenta la selección, hay un planificación “increíble” de la Federación y de Scariolo para crear una base de jugadores para las ventanas, con los que se ha ido trabajando en el tiempo para que su incorporación fuera mucho más fácil. “Eso permite que gente como Sebas Sáiz, Pradilla o todos los que se han incorporado parece que llevaran toda la vida con nosotros” aclara Guil. “Los títulos están bien, pero construir una filosofía y una forma de entender el juego que todo el mundo respeta es el gran legado de Sergio”.

En lo no que está de acuerdo es en la valoración que realizó el seleccionador francés Vincent Collet al asegurar que España jamás había jugado a un nivel tan excepcional como lo hizo en la final. “Ya jugamos bien contra Turquía, Lituania, Finlandia o Alemania. Detrás de esto no hay suerte, sino trabajo al 500% y tener un plan A, B, C y D para tener respuestas. A veces podrás no ganar. Pero sabes lo que vas a ocurrir. Esa creo que es nuestra gran diferencia”, valora Guil y también destaca el talento de los jugadores. “Para mí el jugador español es el competitivamente el mejor del mundo. Tiene un gen competitivo, un ADN que está por encima de cualquiera. Y además tiene un gen de entender el juego, de comprenderlo, de un tema técnico y táctico que no tiene ningún jugador del mundo”.

En ese sentido, Guil admite que pese al excelente resultado de la absoluta y también en las categorías de formación existe una barrera que limita el acceso de los jugadores a la élite. “Entreno en Japón y allí se juega con ocho japoneses y cuatro extranjeros. En España puedes jugar con ocho extracomunitarios y otros de formación que sirven de cupo. Pero no pueden ir a la selección por lo que hay equipos que no tienen ni un solo español. Yo no sé. Tienen que ver si es rentable el negocio. No entro a valorarlo, porque es una empresa privada, que es la ACB. Pero es difícil que un entrenador ponga a jugar de verdad a un chico de 20 años. Solo cuando ganan o pierden de 20 o 30.”

Compartir el artículo

stats