El mallorquín Rafa Nadal cayó este miércoles por 7-6(9), 4-6 y 6-3 contra el croata Borna Coric en su estreno en el Masters 1.000 de Cincinnati, en su primer partido después de que una lesión en los abdominales le obligara a retirarse de Wimbledon.

Nadal, campeón este año en el Abierto de Australia, Roland Garros, Melbourne y Acapulco, no jugaba desde el pasado 6 de julio y se rindió ante Coric tras un partido de dos horas y 53 minutos.

No le faltaron compromiso ni ganas de luchar a Nadal, pero su problema en los abdominales sigue condicionando su juego e impidiéndole competir con total serenidad.

El balear, ganador de este torneo en 2013, había igualado el encuentro con una gran reacción en el segundo parcial, tras desperdiciar dos bolas de set en el primero, pero sucumbió en el tercero ante el tenis potente y agresivo de su rival. Porque Coric, que disputa Cincinnati con ranking protegido, lució el talento que le llevó en 2018 a ser el número 12 del mundo, antes de que una larga serie de lesiones frenaran su crecimiento. El croata, que ya había ganado a Nadal en este mismo torneo en 2016, lleva ahora un balance de tres victorias y dos derrotas contra Nadal.

Se llevó un partido exigente a nivel físico y mental, que fue interrumpido durante hora y media a causa de la lluvia que cayó en Cincinnati cuando Nadal iba ganando por 5-4 en el primer set. Hasta ese momento, Nadal jugó un partido de buen nivel, sólido con el saque, e incluso tras la pausa había conseguido dos bolas de set, en el desempate, para tomar ventaja. Sin embargo, no consiguió aprovecharlas y cometió una doble falta que le costó el primer parcial (9-11).

No perdió la calma Rafa y consiguió poco a poco preparar el camino para una una oportunidad de rotura que llegaría con 3-3 y que convertiría para ponerse por delante 4-3. No dio opciones a Coric e igualó el encuentro con un 6-4.

La inercia estaba de nuevo a su favor y tuvo un 0-30 con Coric al saque con 1-1 en el marcador que pudo ser la oportunidad para completar la remontada. No logró aprovechar esa ocasión y Coric logró, estando 3-2 arriba en el luminoso, la rotura que le lanzó hacia el 4-2 y que le abrió el camino hacia la victoria.

El mallorquín, ganador de este torneo en 2013, había renunciado al torneo de Montreal de la semana pasada por unas pequeñas molestias sufridas en un entrenamiento.

El mismo Nadal reconoció, en la rueda de prensa posterior al encuentro, que no jugó "su mejor partido" y que este torneo es "históricamente difícil" para él. Coric no tembló a la hora de mantener sus turnos al saque y sentenció el encuentro con un 6-4 que le envía a los octavos de final, en los que será rival del español Roberto Bautista. El de Castellón llegó a este ronda tras ganar este mismo miércoles al estadounidense Marcos Giron, por 6-3 y 6-3. Se conocen muy bien entre ellos, pues el de este jueves será su octavo enfrentamiento, con Bautista que ganó cuatro, por las tres de Coric.

El otro español superviviente en el torneo, Carlos Alcaraz, se enfrentará este jueves al croata Marin Cilic.