Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Natación

Cata Corró: "Creo que la natación ha perdido un poco la humanidad que tenía"

La mallorquina señala que su futuro pasa por sus estudios de Medicina

Cata Corró posa sujetando el cartel de su campus.

Catalina Corró se despide de la natación a sus 27 años con un palmarés que sólo está a la altura de los grandes: 20 Campeonatos de España, finalista en el Mundial de Gwangju, oro en los Juegos del Mediterráneo en 2018... y su victoria más importante, superar tres operaciones para extirparle un tumor cerebral. La mallorquina necesita «recuperar» su salud mental tras unos últimos años en los que la exigencia ha sido máxima y ya piensa en terminar sus estudios de medicina, que hasta hora compaginaba con las competiciones. Este miércoles presentó en Inca su campus de verano tras haber disputado su última competición el pasado fin de semana en Sabadell.

Este pasado fin de semana disputó su última competición. ¿Cómo se siente?

Bien, la verdad es que estoy aliviada ya que ha sido una temporada complicada, sobre todo a nivel mental, y estoy contenta de haberlo podido dejar de una manera voluntaria, sin estar forzada a hacerlo por ninguna lesión. 

¿Qué habría hecho falta para que siguiera compitiendo?

 Lo principal de todo motivación, porque la había perdido y creo que no volveré a recuperar la que tenía ya que diez años al más alto nivel supone estar al límite de tus capacidades. Además, pienso que mi deporte, la natación, ha perdido un poco la humanidad que tenía detrás y hasta que eso no se recupere en un par de años no me atraería. 

¿Qué planes de futuro tiene?

Por ahora seguir estudiando Medicina y tratar de convertirme en una buena médica.

¿Ha sido difícil estudiar y competir al más alto nivel al mismo tiempo?

Al final los deportistas de élite estamos dentro de una rutina frenética que espantaría a cualquiera que la viese desde fuera. He asumido unos hábitos por los que estudiaba cuatro o cinco horas al día, después entrenaba siete u ocho, y me veía obligada a dejar de lado a mi familia y mi vida social para dedicarme a las dos únicas cosas para las que trabajaba. 

En su carta de despedida mencionaba que esta situación le ha afectado en su salud mental.

Creo que la salud mental es el pilar de cualquier deportista y de cualquier persona, aunque cobra más importancia en los deportistas de élite. Debido a la rutina que llevaba me estaba perdiendo cosas familiares y sociales que al final poco a poco te van entrando en la cabeza. Y al final lo que tienes que hacer es parar, valorar lo que quieres hacer en tu vida y decidir. 

¿Cómo valora el panorama actual de su deporte? 

Creo que se le ha hecho mucho daño a la natación por parte de la Federación Española. A nadadores y nadadoras como yo, que ya llevamos muchos años, ya no nos motiva ponernos una camiseta de España. Vienen dos años muy difíciles hasta los Juegos Olímpicos de París 2024 y no sé si lo acabarán de arreglar. En mi opinión no están haciendo las cosas como deberían y sobre todo no están cuidando a los nadadores, y de ellos dependen sus objetivos. Si no estamos bien cuidados al final todo explotará, y después ya veremos. 

Y de salud, ¿Cómo se encuentra en la actualidad?

 Estoy bien, todo el tema de la cabeza está bien. Las revisiones van siempre bien aunque es verdad que todavía debemos acabar de ajustar la medicación, pero ahora que estaré sin entrenar podremos acabar de ajustarla mejor. Como decía antes, también tengo que recuperar mi salud mental y cuidarme a mí, a mi familia y a mis amigos. 

Para recordar los buenos momentos, ¿Cómo fue la experiencia de colgarse el oro en los Juegos del Mediterráneo en 2018?

La verdad es que fue muy emocionante. No nos lo esperábamos, me habían operado hacía relativamente poco tiempo y coincidió un momento en el que estaba muy feliz y nadaba y disfrutaba de lo que hacía, algo que al final se vio reflejado en los resultados. 

Compartir el artículo

stats