Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

Marc López, la pieza que faltaba

El catalán, el mejor amigo de Nadal, forma parte desde hace medio año del cuerpo técnico junto a Moyá y Roig, convirtiéndose en un talismán con dos Grand Slam

Marc López, en primer plano, junto a Rafa Nadal.

Marc López pasa por ser el mejor amigo de Rafa Nadal, dicho por el propio tenista de Manacor. Pero si desde el pasado mes de diciembre forma parte del cuerpo técnico que le prepara y asesora, junto a Carlos Moyá y Francis Roig, no es por la amistad que les une, sino por su larga experiencia en el mundo del tenis.

El nuevo integrante del equipo de Nadal, conocido por su entorno más próximo como ‘bolet’, por su figura redonda cuando era niño, se ha convertido en un talismán para el jugador. Un mes después de integrarse al grupo, el manacorí se imponía en el Abierto de Australia al derrotar en la final al ruso Daniil Medvedev en cinco sets y cinco horas y media de partido. Y unos meses después levanta su segundo gran título como entrenador con el triunfo en Roland Garros. Dos de dos para Marc López.

Campeón olímpico en Río 2016 en dobles formando pareja con Nadal, López se retiró oficialmente del tenis el pasado 3 de mayo en el Mutua Open de Madrid, a los 39 años, formando pareja con Carlos Alcaraz. Ganador también en Roland Garros, junto a Feliciano López en 2016, sin duda su gran año, Nadal se deshizo en elogios hacia su amigo con la medalla de oro en Río recién colgada al cuello: «Todos sabemos que tiene un talento único, se merece todo lo que le ha pasado. Es una muy buena persona», dijo emocionado el mallorquín, acostumbrado a tantas victorias y trofeos que estaba más contento por su compañero que por él. El oro olímpico en Río fue el último de una pareja que levantó otros cuatro títulos, Doha 2009 y 2011 e Indian Wells 2010 y 2012. 

Entrenador de Feliciano López en 2020, Marc López nunca ha escondido su devoción y admiración por su ahora pupilo. «Es la mejor pareja que se puede tener. Conocí a Rafa cuando tenía catorce años y me dijeron que era muy bueno. Ya despuntaba y jugué un set con él y le gané 6-0. Soy el hombre más feliz del mundo ahora mismo», repite Marc López cada vez que le preguntan por Nadal.

«Estoy feliz por estar con mi mejor amigo», añade este catalán que, durante los partidos en Roland Garros respeta el orden establecido, sentándose de izquierda a derecha Moyá, Francis Roig y él al lado del preparador físico Rafa Maymó, ‘Titín’ para Nadal.

Siempre humilde, «los buenos son los que están a mi lado», no le ha cambiado la vida desde que está con Nadal. «Alguna vez me reconocen por la calle, pero soy una persona normal que pasa desapercibida allá donde va». Siempre que se le pregunta ha tenido que responder a lo que ha tenido que ver su amistad con Nadal para que forme parte del equipo técnico.

«Quien me ponga esta etiqueta es gente que no sabe mucho de tenis. Estoy encantado de que me conozcan por ser su amigo, pero quien entiende este deporte sabe que me dedico a esto desde los diez años. No me molesta, me gusta que me conozcan por esto, pero no soy solo el amigo de Rafa», sentencia.

 López está eternamente agradecido a Nadal, que salió a su rescate cuando más lo necesitaba. «En el momento más delicado de mi carrera me echó una mano», recuerda. «En 2008, tras intentar jugar individuales, quedándome a las puertas del top 100, bajé mucho. Perdí la ilusión y las ganas de seguir luchando. Estaba en un momento crítico. Y Rafa, que siempre había estado con Tomeu Salvà (ahora entrenador de Jaume Munar) como pareja de doble, me propuso jugar en Doha. Ganamos y ahí se me encendió la luz, vi que podía dedicarme a eso», zanja.

Compartir el artículo

stats