50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a Marcelo, Isco y Bale

Florentino vacía la jaula de oro

Marcelo (15 temporadas en el Real Madrid), Bale (9) e Isco (8) se marchan del club. El brasileño tendrá un pequeño homenaje, el galés y el malagueño se van por la puerta de atrás. Su rendimiento no era acorde a su ficha. Florentino sigue rebajando masa salarial y trabaja en tres salidas más

Marcelo celebra la Copa de Europa en Cibeles. Real Madrid

Llegó el 1 de junio y en el Real Madrid comenzó el desfile de futbolistas. Gareth Bale, Isco Marcelo se marchan por la puerta de atrás pese a hacer historia en el club. El único que será homenajeado es el brasileño, para quien el club ha preparado una despedida similar a la que le tributó a Sergio Ramos la temporada pasada cuando se marchó rumbo a París. Lo curioso es que ni el de Camas entonces ni el brasileño ahora querían abandonar el club. Sin embargo, Florentino Pérez mantiene su política de mano dura y sigue vaciando la jaula de oro en la que se había convertido el vestuario del Santiago Bernabéu.

 56 títulos y 56 millones

Entre Marcelo (25), Bale (16) e Isco (15) suman 56 títulos con el Real Madrid. Casualmente el mismo número de millones que ha desembolsado el club a los tres esta última temporada con un reparto de 31 'kilos' al galés, 15 al brasileño y 12,7 al malagueño.

Pese a formar parte de la aristocracia salarial del vestuario, hace tiempo que los tres dejaron de ser jugadores con protagonismo en la plantilla. El galés completó una primera etapa brillante en el club con participación decisiva en algunos de los títulos como la Copa de Mestalla o las Champions de Lisboa Kiev. Pero después decidió abandonarse a la ‘dolce vita’ tras mostrar aquella bandera con su selección en la que se podía leer ‘Gales. Golf. Madrid’. Un orden que ha respetado escrupulosamente en los últimos años. Desde enero de 20020 el delantero británico no completa un partido con el Madrid. Sí lo ha hecho con su selección, con la que anda estos días jugando la repesca para ir al Mundial de Catar en noviembre.

Zidane terminó cansándose de él y Ancelotti trató de convencerle para sumarlo a su causa. Y los dos con idénticos resultado: la intrascendencia más absoluta. Bale en esta última temporada ha estado más preocupado por reducir su hándicap de golf que de disfrutar de una campaña histórica con el equipo. Tras nueve años en el club Gareth se marcha despidiéndose con una elegante carta escrita en inglés, lo que evidencia su falta de integración en un vestuario en el que le colgaron la etiqueta de “tipo simpático y un poco jeta”.

 

Isco es un caso diferente. Jugador notable en su primera etapa en el club llegó al Bernabéu y fue proclamado mejor jugador joven de Europa en 2012, recibiendo el trofeo 'Golden Boy' de Tuttosport. El del Arroyo de la Miel estaba llamado a ser líder en el Bernabéu y en la selección española. Pero su indolencia, su fútbol barroco, su dejadez física y sus malas caras terminaron agotando la paciencia de un Zidane que pidió a Florentino que lo pusiera en el mercado. El presidente siempre tuvo a Isco entre sus favoritos, pero la realidad terminó por confirmar las sospechas sobre el malagueño. 

El Madrid trató de incluirlo en la operación del traspaso de Eden Hazard para abaratarlo, pero el Chelsea lo descartó. Solo el Milan llegó a interesarse en calidad de cedido, aunque Bartomeu llegó a pensar en él para reforzar a su ruinoso Barcelona. La desgana del malagueño a probar fuera de España tampoco ayudó a arreglar su situación. Ahora con Jorge Mendes como agente se le abre más mercado, pero está por ver si quiere hacer las maletas y marcharse o quedarse y apuesta por ser cabeza de ratón en la Liga.

 

Marcelo, por su parte, es un jugador que con el paso de las temporadas ha ido acrecentando unas carencias defensivas que le han relegado al banquillo. Futbolista de enorme talento ofensivo, el lateral apostó por cumplir su contrato con el objetivo de superar el récord de los 23 títulos de Gento. El lateral, que llegó al Madrid hace 15 temporadas y ha elevado el listón a 25 títulos, será el único de los tres que saldrá por la puerta principal del Bernabéu.

 Hazard, Jovic y Mariano

Mientras se producen estas salidas, en las oficinas del club se trabaja sin descanso para seguir liberando masa salarial y sacar del vestuario a Hazard, Mariano Jovic. Tres jugadores con contratos altos ( 22,9 el belga, 9,1 el serbio y 6,3 el hispano-dominicano) y rendimiento inexistente. Tarea harto complicada porque la jaula de oro del Madrid sigue siendo atractiva para unos jugadores que además no tienen ofertas. 

Compartir el artículo

stats