Rafa Nadal, enigmático ante el duelo con Djokovic: "Cada partido en Roland Garros sé que puede ser el último"

El campeón mallorquín promete luchar con todas sus fuerzas contra el serbio, aunque reconoce que viene de ganar en Roma, ha vencido en los últimos nueve partidos y está con mucha confianza

Roland Garros, octavos de final: Felix Auger-Aliassime - Rafa Nadal

Roland Garros, octavos de final: Felix Auger-Aliassime - Rafa Nadal / Reuters

Redacción

El tenista mallorquín Rafa Nadal, trece veces campeón de Roland Garros, afronta el partido de cuartos de final contra Novak Djokovic como un gran reto, pero no asume el papel de favorito: "Llevo un año sin jugar contra él y es un gran reto. Pero ha ganado los últimos nueve partidos, es campeón de Roma y estará con confianza", reconoció el domingo tras vencer en cinco sets a Auger-Aliassime.

El campeón mallorquín es consciente que sale de una lesión, pero no se da por vencido:  "Sé cuál mi situación y la acepto. Lo que voy a hacer es luchar, no me puedo quejar porque estoy en cuartos. Hace dos semanas y media, a pesar de que tenía esperanzas, no sabía si iba a estar aquí y estoy disfrutando de unos cuartos. Cada partido puede ser mi último en Roland Garros", subrayó. "El partido con Djokovic puede ser mi último partido aquí y yo conozco Roland Garros de día y preferiría jugar de día. He pasado un proceso complicado con mi pie y no sé qué pasará con mi carrera. Lo que intento es disfrutar y seguir viviendo el sueño de jugar a tenis y llegar a las ultimas rondas de Roland Garros", manifestó.

Carlos Moyá, entrenador de Rafa Nadal, se ha quejado de que la organización de Roland Garros no haya escuchado la petición de su pupilo de jugar de día el duelo de cuartos de final contra el serbio Novak Djokovic, programado finalmente en el turno de noche.

Las quejas de Moya: "Si Nadal pide jugar de día deberían escucharle"

"No diría que es una falta de respeto. Aquí, en Roland Garros, Rafa tiene un crédito, ha ganado trece veces el torneo y si tiene una petición deberían escucharla", ha afirmado el extenista a la radio francesa RMC Sport.

"Forma parte de la historia de Roland Garros, sabemos que nadie es más grande que los torneos de Grand Slam, pero al final es una cuestión de negocios y lo entendemos", agregó.

Nadal había pedido que ese partido se jugara de día, al considerar que su tenis es menos agresivo para los rivales en las condiciones nocturnas, con más humedad y frío. Pero la organización decidió programarlo a partir de las 20.45 horas.