Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenado

El comienzo del caso Santi Mina: su detención y la primera noche en el calabozo

El delantero tenía 21 años cuando fue denunciado por un presunto delito de abusos sexuales | Fue detenido por la Guardia Civil en Mojácar y sometido a un juicio rápido, quedando en libertad sin fianza

Santi Mina, en una foto de archivo. EP

A mediados de junio de 2017, el entonces excéltico y jugador del Valencia Santi Mina era detenido en la localidad almeriense de Mojácar acusado por una mujer de un presunto delito de abusos sexuales. En aquel momento, Mina tenía 21 años y pasó la noche en el calabozo de la Guardia Civil. Era un jueves y, al día siguiente, pasó a disposición judicial para ser sometido a una vista rápida, quedando en libertad sin fianza y sin que se adoptase sobre él ninguna medida cautelar.

La denuncia por parte de la víctima se produjo tras los hechos que tuvieron lugar en la noche del jueves en los alrededores de la discoteca Mandala Beach, de Mojácar, donde Santi Mina, que se encontraba de vacaciones en la localidad, estaba de fiesta con un grupo de amigos. Uno de ellos, cuya identidad trascendió posteriormente, tratándose de David Goldar, excanterano del Celta, había pasado la noche con la joven, con la que se fue a una caravana voluntariamente.

Según las fuentes consultadas en aquel momento, fue una vez allí, en el interior del vehículo, cuando apareció Santi Mina completamente desnudo. En la denuncia interpuesta por la mujer, el jugador le había realizado tocamientos en presencia de su amigo, junto con un intento de violación, puesto que intentó mantener una relación que no llegó a consumarse ante la resistencia opuesta por la joven.

Tras ser denunciado, el delantero gallego fue detenido en la madrugada del jueves al viernes y llevado al calabozo de la Guardia Civil. Al día siguiente, tras un juicio rápido en la localidad de Vera, era puesto en libertad sin fianza, en un proceso que quedaría a la espera de que juez dictara sentencia.

En su momento, el jugador llegó a afirmar que la joven "había exagerado" los hechos, y el Valencia Club de Fútbol, consciente de la existencia de la denuncia, pidió "prudencia, sentido común" para que no se emitiese "ningún juicio de valor" que obrara en contra de "la absoluta presunción de inocencia" de Mina. Posteriormente, a la espera de novedades judiciales, el club de Mestalla puso al jugador en el mercado. Años más tarde, en 2019, sería el Real Club Celta de Vigo el que cerraría el fichaje del delantero, a sabiendas de que estaba siendo investigado por un presunto delito de abuso sexual.

Fue a finales de ese mismo año, en diciembre de 2019, cuando el Juzgado de Instrucción número 1 de Vera (Almería) acordaba incoar sumario por un presunto caso de agresión sexual contra los futbolistas Santi Mina, ya reincorporadoa las filas del Celta, y David Goldar, en las del Nástic de Tarragona, por los presuntos abusos a una joven en Mojácar.

Por su parte, en el momento de la detención de Santi Mina, su amigo David Goldar también había sido llamado a declarar ante el juez e igualmente en calidad de investigado (antes imputado), aunque aún no se determinó si como presunto colaborador del delito que se le imputaba a Mina o por un delito de omisión del deber del socorro.

En marzo de 2022 se anunció la celebración del juicio contra el delantero celeste en la sección III de la Audiencia Provincial de Almería. En la vista oral, Santi Mina se enfrentaba a una petición de ocho años de cárcel por presunto delito de agresión sexual ocurrido en Mojácar, y que ahora la sala ha ratificado como abuso sexual, reduciendo la condena a cuatro años de cárcel.

Durante los cinco años que ha transcurrido desde la denuncia, el jugador no se ha pronunciado sobre el caso. Mina ha eludido en este tiempo conceder entrevistas, limitando sus declaraciones a cuestiones estrictamente deportivas a los medios del club o de LaLiga. Por su parte, el Celta también ha pasado de puntillas sobre el caso. Si bien la entidad viguesa condenó este tipo de delitos sexuales, al igual que el club valenciano, el Celta también se remitió a la presunción de inocencia del jugador y mantuvo a Mina en sus filas y en el campo hasta la fecha.

Compartir el artículo

stats