Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aval

El CSD autoriza la venta del Real Zaragoza

El Consejo Superior de Deportes da el visto bueno al proceso, que se hará oficial en cuanto la salvación sea matemática

Jorge Mas, cabeza visible del grupo inversor y futuro presidente del Real Zaragoza.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha autorizado ya el proceso de venta del Real Zaragoza al grupo inversor liderado por el empresario americano Jorge Mas. De este modo, se cumple uno de los dos requisitos que restan para que el cambio de propiedad sea oficial. El otro, la salvación matemática, podría llegar este sábado.

El CSD, que había solicitado más información al grupo, ha confirmado a este diario que, una vez recibidos los documentos requeridos, da el visto bueno al proceso.

La otra condición suspensiva es la permanencia matemática del Zaragoza, que tiene en la mano conseguirla en esta misma jornada, ya que le basta con sumar un punto o que no logren el triunfo el Amorebieta y el Sanse, que solo podrían atrapar al Zaragoza en la tabla si ganan los cinco partidos y el conjunto de JIM cae derrotado en todos ellos.

El 8 de abril se envió la petición, que estaba en el CSD desde el 11. La solicitud estaba firmada por los hermanos Jorge y José Mas, Jim Carpenter, Jim Miller, Gustavo Serpa y Joseph Oughourlian, aunque en el comunicado del Zaragoza anunciando esa venta los mencionaba con la expresión "entre otros inversores".

El CSD confirma ahora la adquisición de acciones, cumpliendo con la obligación establecida en la Ley del Deporte, ya que el número de acciones objeto de la compraventa va a ser igual o superior al 25% del capital social de la SAD. Ese paso sí lo hizo ya Spain Football Capital el pasado 1 de julio, aunque al final no acreditó las garantías bancarias para hacerse con el Real Zaragoza. Con esa sociedad de Kiko Domínguez y los hermanos Álvarez del Campo solo tardó 6 días en autorizarla porque la petición se hizo el 26 de junio.

Los pasos posteriores

El dinero, que está en un depósito finalista, unos 16 millones, irá para la compra de las acciones de la familia Alierta (3,2 por el valor nominal, 3,8 por un préstamo personal y la prima de mayoría para sumar unos 8) y se concretará la oferta para los tres accionistas principales minoritarios, Juan Forcén, la familia Yarza y Carlos Iribarren, de medio millón de euros para cada uno por el 13,46%. De ellos, en la salida de la familia Yarza y sobre todo de Forcén hay una nebulosa y no se descarta una continuidad, aunque no sea en el foco principal, que el propio Fernando de Yarza ha negado en más de una ocasión. El resto del dinero irá para los pagos más inmediatos y el nuevo grupo inversor, además de asumir los avales de dos préstamos de Caixabank por unos 11 millones, hará una ampliación de capital.

Compartir el artículo

stats