Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

Demasiado Estudiantes para el Palmer Palma

El conjunto mallorquín sigue en descenso después de caer estrepitosamente en un desastroso partido en el Wizink Center (105-71)

Van Beck lanza a canasta durante el partido ante el Estudiantes. Juan Pelegrin Corbacho / Movistar Estudiantes

Lo que pudo ser un bonito sueño, acabó siendo una pesadilla. Lo que hubiera podido ser un triunfo histórico se convirtió en un partido sin historia frente a un histórico del baloncesto español. Mejor dicho, acabó siendo un triste capítulo de la historia de esta temporada (105-71).

El Palmer Palma llegaba a Madrid con la intención y la ilusión de conseguir una victoria que le permitiera abandonar la zona de descenso en la que lleva instalado casi toda la campaña. Ganar en el Wizink Center no era tarea fácil, porque el potencial del Movistar Estudiantes es mayúsculo y porque la victoria le volvía a meter en la lucha por el ascenso directo. Los locales cumplieron. Ganaron con excesiva facilidad, más que por mérito propio, por demérito de su rival. Jugaron a placer. La lógica se impuso. El pez grande devoró al chico. Lo peor no fue la derrota. El Palmer Palma ofreció la peor cara de la temporada. Jugó su peor partido. Irreconocible. Sin alma, sin acierto, sin criterio, impotente. La imagen que ofreció distó mucho de la que ha sido la tónica habitual del curso. Fue un juguete roto en manos de su rival. No es que llegara tarde al partido, es que no llegó, no se metió. Estuvo ausente. No hizo acto de presencia. No pudo ni supo aprovechar la oportunidad que le ofrecía este partido aplazado en su momento por culpa del Covid. Lo peor no fue el resultado, fue la manera cómo se produjo. No queda otra que olvidar cuanto antes lo sucedido y esperar que esta derrota no pase factura en los próximos y determinantes encuentros.

Estudiantes nos ha pasado por encima, hemos hecho el peor partido de la temporada

Pau Tomàs - Entrenador del Palmer Palma

decoration

Desde el salto inicial los pupilos de Diego Epifanio se mostraron muy superiores. El Palmer inició el encuentro muy blando en defensa y con escaso acierto en ataque. Sin duda, la peor primera parte de la temporada. A los pocos minutos de juego, Pau Tomàs pidió tiempo muerto para que su equipo despertara, espabilara, pero no sirvió de nada. En los veinte primeros minutos los inmobiliarios encajaron 60 puntos y llegaron a perder de 36. Movistar consiguió que todos los jugadores que participaron, anotaran. Brown, Figueras y Kostadinov marcharon al vestuario con 0 puntos, mientras los estudiantiles valoraron 86, los mallorquines, 15. Perdieron 11 balones y anotaron un pobre 10/30 en tiros de campo. Lo más positivo: 4/12 en triples. El parcial del primer cuarto fue de 33-11 y se llegó al descanso con un inapelable 60-27. Van Beck y Larsen fueron los máximos realizadores con 11 y 15 puntos, respectivamente.

La segunda parte fue una anécdota ya que el partido estaba más que sentenciado y solo sirvió para que Estudiantes probara detalles tácticos que le pueden servir en el futuro y para que el Palma parara la hemorragia que había supuesto el primer y segundo período. El tercero fue más equilibrado. Los locales levantaron el pie del acelerador y los de Ciutat se entonaron en ataque gracias a la aparición de Brown, que anotó 9 puntos y de Kostadinov, autor de 6. A falta de 1:30 el electrónico indicaba un -39 (86-47), pero un parcial de 2-5 lo dejó en 88-52.

Y el último siguió siendo un puro trámite. La relajación estudiantil y la aparición de sus menos habituales permitió a los palmesanos ganar el parcial (17-19). Pavelka demostró sus cualidades y acabó siendo el mejor valorado y el máximo anotador de los suyos, con 17 puntos. En las filas locales Larsen llegó a los 19 puntos.

El Palmer necesita digerir cuanto antes este mal trago y centrarse en el Oviedo, que visita Son Moix este domingo, para volver a competir y a demostrar que lo de ayer fue simplemente una mala noche, una mancha en su expediente.

Movistar Estudiantes: Lucas Faggiano (2), Johnny Dee (15), Kevin Larsen (19), Javi Beirán (5), Nemanja Durisic (6). También jugaron Adams Sola (8), Ignacio Martín (13), Emil Stoilov (2), Felipe Dos Anjos (14), Rubén Domínguez (15), Hugo López (0), Nacho Arroyo (6).

Palmer Alma Mediterránea Palma: Elijah Brown (15), Wes Van Beck (14), Pol Figueras (2), Kostas Kostadinov (9), Tomas Pavelka (17). También jugaron Marc Peñarroya (3), Robert Cosialls (9), Joan Feliu (2), Xavi Andreu (0), Marc Aguiló (0).

Parciales: 33-11, 27-16, 28-25, 17-19.

Árbitros: Jorge Muñoz, Esteve Malmierca y Diz Felipe. Sin eliminados por faltas personales. Señalaron técnica a Elijah Brown y a Pau Tomàs.

Compartir el artículo

stats