Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MOTOR

Jorge Lorenzo sobrevive en su estreno en la Porsche Supercup

El mallorquín completa su primera carrera al volante pese a que las condiciones fueron muy complicadas

Jorge Lorenzo, a bordo del 911 GT3 RSR, ayer en Imola. | PORSCHE

El expiloto mallorquín de MotoGP, Jorge Lorenzo, debutó en la Porsche Supercup en Imola al volante del 911 GT3 RSR. Lo hizo bajo la lluvia, en unas condiciones en las que resistir, para un novato, ya era ganar. El cinco veces campeón del mundo partía desde la 31º posición. Lorenzo se tomó el principio de forma inteligente. En esas condiciones y con su limitada experiencia al volante era prácticamente imposible aspirar a recuperar posiciones.

El mallorquín salió prudente y perdió una posición con Mason en la primera vuelta, pero después fue cogiendo confianza y aumentando el ritmo hasta llegar a rodar incluso por debajo de los dos minutos. En los dos giros finales estuvo cerca de darse el lujo de pasar a Sager, pero no fue posible. Al menos sí marcó un buen ritmo -comparado con los pilotos que le precedían- en el primer y el tercer parcial en los últimos giros.

«Estrenarse en este tipo de carreras en mojado es complicado. He tenido que controlar los nervios para no liarla. Creo que me ha servido para coger experiencia. Iba un poco más rápido que los pilotos de delante, pero es verdad que no encontraba hueco para adelantarles. Mi intención era hacer muchos kilómetros este fin de semana y no estrellar el coche. Estoy aquí para disfrutar, mi sufrimiento ya lo pasé durante mi carrera en las motos. Aquí lo principal es divertirme y si lo puedo hacer bien, pues mejor», valoró tras la carrera.

Compartir el artículo

stats