Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gimnasia rítmica

Un control bajo mínimos

La Federación Balear organiza una prueba de gimnasia rítmica tras encontrar pabellón, aunque debe limitar el aforo, y pese a la carencia de jueces

Niñas entrenando en el pabellón del polideportivo Rudy Fernández Génova

El pabellón Rudy Fernández de Génova acoge este fin de semana una competición de gimnasia rítmica. Un control, organizado por la Federació de Gimnàstica de les Illes Balears, que ha estado a punto de no celebrarse y que finalmente se desarrollará con lo mínimo. En cuanto a la instalación, al público y a los jueces.

Ha tenido que moverse con celeridad la Federación para encontrar un escenario en el que desarrollar esta prueba, un control que finalmente se desarrollará en las instalaciones del polideportivo Rudy Fernández de Génova. «Hay que agradecer al IME, al ayuntamiento de Palma, su ayuda para que podamos celebrar este control», relató ayer Maria Bibiloni, presidenta de la FGIB, quien ayer tuvo que lidiar además con las dificultades de aforo que ha planteado esa instalación. Con una capacidad total para 256 personas, en la FGIB han situado en 120 la capacidad máxima en la pista en donde se celebrará el campeonato. «Se han tenido en cuenta las medidas de seguridad, como que se tiene que llevar mascarilla», aseguró Bibiloni, que aseguró que «casi se anula la celebración» de este control.

«Hemos hecho todos un gran esfuerzo, se ha hecho un calendario y hemos buscado la manera de que las niñas puedan competir y de que pueda haber público», incidió, y añadió: «Hemos dividido la competición en grupos, por turnos, y podrán entrar dos personas por cada niña».

Esta semana ha habido quejas de padres por la limitación del aforo, ya que no se entiende que no se permita el 100%. «El Govern da potestad al organizador –puede imponer medidas más restrictivas si lo considera oportuno–, que incluso puede decidir que no haya público. No es nuestro caso, somos consecuentes y se podrá ver competir a las niñas. Pero todavía hay que cumplir una serie de medidas. Y no sólo están las chicas y los acompañantes, también están los técnicos o los jueces», explicó.

Precisamente, la ausencia de jueces está impidiendo que se pueda disputar un campeonato insular o autonómico y se celebre un control. La semana pasada se iniciaron las pruebas de actualización de los jueces, que concluirán en los próximos días, y «no hay jueces». «Mientras no haya nota, no se puede hacer un campeonato porque no hay jueces con licencia», concluyó Maria Bibiloni.

Compartir el artículo

stats