La Federación Española de Vela (RFEV) cerró este pasado fin de semana la primera concentración global del ciclo olímpico, un encuentro en el que se reunió a regatistas de las distintas clases que estarán en París 2024.

La cita concentró a más de 80 personas entre regatistas y equipo pluridisciplinar, con presencia de todas las clases olímpicas a excepción de los iQFoil que se encontraban en El Puerto de Santa María disputando los iQFoil International Games.

El estado físico de los deportistas se supervisó mediante sesiones de pruebas físicas en el Centre de Tecnificació Esportiva IB (Príncipes de España), así como con sesiones de fisioterapia para los diferentes equipos. Además de los entrenamientos en aguas de la bahía de Palma, con bases en los clubes náuticos de El Arenal y San Antonio de la Playa, los asistentes participaron en charlas de reglamento, psicología o nutrición.

Javier Sanz, presidente de la RFEV (y expresidente del RCNP y de la Balear) destacó la «importancia de cohesionar al equipo completo para sacar el máximo partido de las sinergias entre deportistas y técnicos de distinto nivel, lo que permitirá optimizar el rendimiento del equipo en todas sus vertientes».

Por su parte, el mallorquín Xisco Gil, director técnico de la RFEV, aseguró que «ha sido la primera vez que se reunían tantos regatistas en una única concentración y en la que, además, han estado juntos los olímpicos y las nuevas generaciones de deportistas».

La semana de concentración finalizó con la participación de los regatistas en la regata Sailing Center–Copa Iberdrola de vela femenina este pasado fin de semana, una toma de contacto en competición con la bahía de Palma que acogerá, del 1 al 9 de abril, el Trofeo Princesa Sofía, con el que se inician las clasificatorias del Primer Ciclo Olímpico de París 2024.