Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

El Santa Mónica reconoce los incidentes en el partido de su cadete femenino y carga contra la Federación

El club pide que se anulen las sanciones a sus técnicos al sentir «indefensión» y que se reinicie el procedimiento

Imagen de un partido del Santa Mónica cadete femenino en su pabellón esta temporada @CE_STAMONICA

El club Santa Mónica ha presentado un recurso en el Comité de Apelación de la Federació de Bàsquet de les Illes Balears (FBIB) en contra de las sanciones impuestas por el Comité de Competición. En el escrito reconoce los incidentes ocurridos en el partido de su equipo cadete femenino ante el Montuïri, el pasado 13 de febrero, aunque critica y muestra su «descontento» con la resolución del expediente.

«Desde nuestro club (…) actuamos con firmeza contra todo tipo de violencia, fuera y dentro de una pista de baloncesto, y en este caso no será diferente», inicia su escrito el Santa Mónica, en el que muestra su «desacuerdo» con la resolución y con el anexo arbitral y el acta del encuentro sobre el que se ha basado el Juez Único de Competición.

El club expone que «si bien es cierto que las personas indicadas, estaban y participaron en el desafortunado incidente, no fue más allá de una discusión de tono elevado entre dos personas del público» y señala que «llama la atención que solo se identificaran estas dos personas (…), estando implicadas otras personas (…)», añadiendo que «ni las árbitras, ni la Guardia Civil» reclamaron «la identificación de ninguno de los asistentes».

Destaca asimismo que «no se realizó denuncia formal (…) ni nos consta informe de la Guardia Civil al respecto».

Admite que hubo «desalojo» de público, pero explican que fue «de forma ejemplar» y dice que «el párrafo, falta a la verdad» puesto que se realizó «sin intervención de la fuerza pública». Incluso, especifican que fue «durante el segundo cuarto» y que la Benemérita hizo acto de presencia «justo antes de la finalización» del partido.

En su exposición alegan que «no concurren hechos atenuantes ni agravantes», especificando que «durante el encuentro en varias ocasiones diferentes del club Santa Mónica pidieron disculpas a las árbitras». Y que se contactó telefónicamente con ellas por el incidente, «(…) condenándolo e interesándose por ellas».

En defensa de sus técnicos sancionados, expone que Xavi Sastre (padre) «realizó un escrito a esta Federación, disculpando y explicando su implicación en este caso. Implicación totalmente fortuita y sin mala fe».

En cuanto a Xavi Sastre (hijo), coordinador del club, aseguran: «Nos consta en esta directiva que NUNCA ha estado sancionado de modo alguno dentro de una pista y mucho menos por los motivos acontecidos (…). No se recuerda ninguna actuación de este Comité condenando una actuación».

En su conclusión, el Santa Mónica encuentra «fuera de lugar y extremadamente rigurosa la resolución» del Comité y considera que «no se debería de haber tramitado como ‘Procedimiento de urgencia’ por la gravedad de las resoluciones y la falta de información a este club para ejercer nuestra legítima defensa».

El Santa Mónica pide la «desestimación» de la resolución y «el inicio del procedimiento» con una ‘Instrucción previa’.

Compartir el artículo

stats