Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol. Regional

Los árbitros, en pie de guerra por las agresiones en los campos de Baleares

La mayoría del colectivo descarta una huelga pero critica la inacción de su comité, de la Federación y del Govern

Salida del trío arbitral junto a los equipos en el Platges B-Pòrtol de Primera Regional Toni Segura (Futbolbalear.es)

El fútbol balear vive una semana convulsa. Varios incidentes violentos ocurridos este pasado fin de semana y en anteriores han puesto en pie de guerra a los árbitros, que han vuelto a pronunciar por segunda vez esta temporada las palabras “huelga y parón” -aunque por el momento está descartado- y han provocado un terremoto en la Federació de Futbol de les Illes Balears (FFIB). Ya se han producido varias reuniones y están previstas más conversaciones esta misma semana entre los representantes de los trencillas y los de la territorial.

Una gran parte de los colegiados del Comité Balear de Árbitros está molesto con la inacción de su propio comité, de la Federación Balear de Fútbol y del Govern balear, poniendo en el centro de sus quejas a la Direcció General d’Esports que encabeza Carles Gonyalons.

Entre los incidentes más llamativos, estos árbitros destacan que un partido de Tercera División estuviera detenido 10 minutos por el lanzamiento de frutos secos y por los insultos desde la grada hacia un juez de línea (ocurrió en el Serverense-Binissalem a finales de enero).

O que en Tercera Regional, la última categoría amateur, se produjera una tángana entre los dos equipos en partido y que otro encuentro se tuviera que suspender por la agresión al árbitro Joan Reus, de 21 años, agredido por un futbolista visitante en el Xilvar-Son Ferrer.

Pero no han sido los únicos incidentes. Añaden la persecución a un árbitro, al acabar el partido, de un futbolista que además le amenazaban de muerte o las amenazas que han recibido algunos trencillas a través de las redes sociales.

Y todo esto “después de lo del Molinar”, recuerda un colegiado, que prefiere el anonimato porque señala que ha habido insinuación de represalias por parte del presidente del Comité de Árbitros [en referencia a Tomeu Riera Morro] a compañeros si siguen apoyando la huelga”.

Comunicado Club Esportiu Algaida

Con relación a las amenazas sufridas por un colegiado en RRSS, por parte de un presunto seguidor de nuestro club, manifestamos:

El Club Esportiu Algaida condena enérgicamente cualquier acto de violencia, ya sea física o verbal, y lamenta profundamente las vertidas sobre dicho colegiado.

Confiamos en que el autor pueda ser identificado por parte de la policía, y en el caso de que tuviera algún vínculo con nuestro club, tomaremos las medidas oportunas.

La directiva Club Esportiu Algaida

“Lo del Molinar” ocurrió en octubre de 2021 en el Collerense-Rotlet Molinar, cuando un aficionado visitante fue detenido por la Policía tras saltar al terreno de juego e intentar apuñalar con una navaja a uno de los asistentes. Ya entonces hubo un primer amago de parón por parte de los árbitros de Baleares.

“Es lo mismo cada fin de semana, y tanto comité como federación siguen sin cumplir las promesas que hicieron”, relata. “Y ni mucho menos emprender acciones más contundentes”, añade.

Una de las cuestiones en las que inciden es que se vende alcohol en los bares de los campos de fútbol, algo que está prohibido por la ley, tal y como ha recordado la FFIB en el comunicado que ha emitido este mismo martes al trascender las quejas de los árbitros y una posible ‘huelga de silbatos’: “La FFIB insta a los clubes al cumplimiento íntegro del artículo 119 de la Ley Balear del Deporte que implica claramente la prohibición de consumo de bebidas alcohólicas en recintos deportivos. Así se considera infracción muy grave, con multas de hasta 60.000 euros, la introducción en las instalaciones en las que se celebren competiciones deportivas de toda clase de sustancias estupefacientes o psicotrópicas, o de bebidas alcohólicas, así como de cualquier otra sustancia prohibida por ley”, se recuerda.

En este comunicado, la FFIB incide en que “Las agresiones de cualquier tipo a los miembros del estamento arbitral serán perseguidas y sancionadas con la máxima contundencia que sea permitida por el propio Código Disciplinario”.

Añade que “se otorga asesoramiento integral a los miembros del estamento arbitral” y que la FFIB “se personará como acusación particular en nombre de las víctimas de las agresiones físicas y verbales sufridas”.

La FFIB “insta a la Dirección General d’Esports para que proceda a la convocatoria inmediata de la Comisión Antiviolencia”, explicando que este mismo martes el presidente de la territorial, Miquel Bestard, ha contactado con Carles Gonyalons para insistir en dicha cuestión.

Compartir el artículo

stats