Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto / LEB ORO

El Palmer Palma vuelve a sonreír

Los 29 puntos de Van Beck dan en Melilla la segunda victoria de la temporada, en la prórroga, a los mallorquines

Un momento del partido disputado ayer en Melilla. BSA

El Palmer Palma se resiste a morir. Ayer demostró que se aferra a la Liga. Consiguió una victoria de mérito. Ganar en Melilla no ha sido más que un primer paso. A partir de ahora tendrá que dar más si quiere eludir el descenso; pero este primer paso era necesario e importante. Compitió, superó a su rival durante muchas fases del encuentro y la suerte, que otras veces le había dado la espalda, le sonrió.

La baja del capitán, Pol Figueras, hacía que la empresa fuera más difícil. El equipo necesitaba que varios jugadores dieran un paso hacia adelante y sumaran. Brown, el jugador fichado para aportar puntos, no tuvo su día. Las faltas le penalizaron y solo estuvo en pista seis minutos. Se desquició. Pero Van Beck volvió a ofrecer un recital ofensivo (29 puntos) y jugadores como Peñarroya, que dirigió, defendió y anotó (13 puntos); Lundqvist que en muchos momentos del encuentro ejerció de líder (18 puntos); Marinov, que puso su experiencia al servicio del grupo (13 puntos); Kostadinov, que fue el protagonista en la prórroga (7 puntos) y Cosialls, que capturó 7 rebotes ofensivos determinantes, contribuyeron de manera decisiva a la victoria y más, cuando Van Beck tuvo que abandonar la cancha por personales a falta de cinco minutos para finalizar el tiempo reglamentario.

La primera parte fue un auténtico intercambio de golpes. El Palmer inició el partido con más energía que su rival y ello permitió que fuera por delante en el marcador casi 17 minutos. La máxima ventaja la consiguió en el comienzo del segundo período, 16-23. Poco antes del descanso, gracias a los triples de Mazaira, los azulinos consiguieron una renta de +3 (35-32), pero los puntos de Pavelka y de Van Beck permitieron llegar al ecuador del partido con un igualado 37-37, por lo que la emoción parecía garantizada. En los visitantes dos jugadores ejercieron de protagonistas: Van Beck y Lundqvist, que anotaron 14 de los 18 puntos de su equipo.

La segunda parte fue un calco de la primera. Nada más comenzarla Brown cometía la cuarta falta y una técnica posterior le dejaba fuera de combate. Después de un parcial de 3-11 el Palma conseguía la máxima diferencia, 40-48 y a falta de 3:45 el electrónico señalaba un claro 44-52; pero los melillenses de la mano de Maiza remontaron con un parcial de 13-0 y el tercer cuarto acabó 59-54. En el último cuarto los norteafricanos llevaron la iniciativa y faltando cuatro minutos, coincidiendo con la quinta personal de Van Beck, se pusieron 7 puntos por delante (72-65). Cuando peor estaban las cosas, se produjo la reacción visitante y un triple de Peñarroya en el último minuto permitió acabar los cuarenta con empate a 76, después de que Melilla no aprovechara la última posesión.

Y en la prórroga apareció Kostadinov. Sus rebotes ofensivos y sus puntos desde la línea de personal permitieron dominar el tiempo extra. El Palmer no tuvo miedo a perder y la victoria se consumó de manera merecida: 82-89.

Compartir el artículo

stats