Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

El jugador del Real Mallorca Raíllo entra en la recta final de su recuperación

El central del conjunto bermellón apura su puesta a punto para regresar a los terrenos de juego en la primera quincena de febrero

Antonio Raíllo dialoga con Manolo Reina y el readaptador Raúl López en los prolegómenos del partido que midió el sábado al Mallorca ante el Espanyol en la Copa.

Son ya 158 días. Una eternidad para un futbolista con tanta hambre como Antonio Raíllo. Pero por suerte el central cordobés ya ve la luz al final del túnel. El defensa del Real Mallorca, quien sufrió una rotura parcial del ligamento interno del tobillo izquierdo, apura sus últimas semanas de puesta a punto para regresar al verde. En la primera quincena de febrero, si nada se tuerce, Raíllo podrá volver a vestirse de corto.

La pesadilla del central bermellón se ha alargado mucho más de lo previsto. El defensa de 30 años lleva desde el pasado 14 de agosto sin jugar un solo minuto. El ligamento de su tobillo dijo basta tras el encuentro de la primera jornada disputado en Son Moix frente al Betis, aunque su calvario particular arrancó una semana antes, durante el encuentro de pretemporada disputado ante el Stade Brest.

En aquel partido el zaguero andaluz sufrió un desafortunado encontronazo con un jugador del equipo francés. Raíllo intentó continuar, pero finalmente tuvo que ser sustituido. Con dolor, forzó su titularidad en el primer partido de Liga ante los de Manuel Pellegrini y rindió a un buen nivel, pero tras ese encuentro el futbolista ya no levantó cabeza.

Los servicios médicos del Real Mallorca apostaron por una recuperación no agresiva, pero el dolor del futbolista no remitía y a principios del mes de octubre se tomó la determinación de paralizar el tobillo e ir al fondo del problema. El 26 de octubre Raíllo pasaba por quirófano en Barcelona. Era operado por el doctor Ramón Cugat e iniciaba una recuperación que, a priori, le mantendría alejado de los terrenos de juego durante tres meses.

Los pronósticos se cumplen. Raíllo solo se ha visto obligado a frenar su recuperación una semana al ser uno de los positivos por coronavirus del plantel, pero se espera que en los próximos días empiece ya a ejercitarse con el resto de sus compañeros.

El cordobés cuenta los días para volver al verde y ganarse un puesto en la zaga que han defendido en su ausencia Martin Valjent y Franco Russo. «Si empezamos a recuperar efectivos tengo claro que este equipo se salva sin problemas», ha reiterado en los últimos días Luis García en sus comparecencias. Uno de esos efectivos, el más importante, es Raíllo. Febrero es su mes.

La posibilidad de reforzar al equipo con un central durante el presente mercado invernal era una de las opciones que barajaba la dirección deportiva, pero vistos los plazos que barajan sobre el regreso del andaluz y las necesidades que hay en otras posiciones, las prioridades apuntan ahora mismo hacia otro lado.

Compartir el artículo

stats