Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historia

El primer gol que viajó lejos del estadio

La idea salió del Arsenal aunque el estreno se hizo en un partido de rugby

Wakelam en la cabina de un estadio en los años treinta.

El Arsenal, que históricamente ha sido el equipo que más se ha atrevido con la innovación, hacía tiempo que venía dándole vueltas a la posibilidad de llevar su nombre y sus partidos a todos los aficionados que fuese posible. El fútbol en los años veinte vivía su gran eclosión a nivel popular. El deporte había arraigado de forma impensable en las clases más modestas de la población y los estadios, aún viejos, incómodos y pequeños, se llenaban a reventar cada fin de semana. En Highbury eran miles los aficionados que cada día se quedaban a las puertas sin poder entrar y los directivos del conjunto londinense pensaron que la radio podía ser un aliado perfecto en esa pelea por ganar adeptos. Quien no pudiese ver el partido en el estadio podría hacerlo a través de las ondas. El padre de la idea fue George Allison, un periodista que había sido contratado por el Arsenal para mejorar el “programa de partido” que se entregaba a las puertas del estadio. El fue quien presentó su propuesta a los responsables del club que abrazaron el plan de forma apasionada. Y se fueron de inmediato a la 'BBC'. Los responsables de la emisora escucharon con interés su idea, pero existían innumerables trabas administrativas que hacían casi imposible llevarla a cabo. Por ese motivo el plan quedó aparcado en el fondo de un cajón.

La situación dio un vuelco el 1 de enero de 1927. Ese día la 'BBC' recibió la Royal Charter (Carta Real), el decreto por el que convertía a la emisora en una corporación pública y, por lo tanto, le facultaba para retransmitir todos aquellos eventos que pudiesen ser considerados de interés general. Y el deporte en general y el fútbol en particular, es evidente que lo eran. Entonces se desempolvó la propuesta que el Arsenal había llevado a sus oficinas unos meses antes. Los impedimentos burocráticos habían dejado de ser un obstáculo y ahora se trataba simplemente de voluntad, esfuerzo y algo de dinero. No perdieron el tiempo. La 'BBC' decidió que no tenía sentido esperar y en una reunión urgente se tomó la decisión de que el primer partido de fútbol que se trasmitiría en directo sería el Arsenal-Sheffield United que estaba previsto en Highbury el 22 de enero. Posiblemente había otros partidos más interesantes aquella jornada (los dos equipos habían arrancado la temporada en la zona baja de la clasificación), pero los responsables de la ya radio pública entendían que el Arsenal, padre de la idea, debía tener el honor de inaugurar ese nuevo tiempo. Además, el hecho de ser un equipo de Londres facilitaba mucho la cuestión desde el punto de vista técnico. Cualquier problema sería más sencillo de solucionar.

Pero los directivos de la 'BBC' no querían errores en ese esperado estreno. Necesitaban hacer antes una prueba que sirviese a los técnicos para corregir fallos y ayudase a los comentaristas a realizar su labor. Se decidió entonces que el primer evento deportivo que contaría con radio en directo sería el partido del Cinco Naciones que en Twickenham disputaban una semana antes, el 15 de enero, las selecciones de Inglaterra y Gales. Otro acontecimiento mayúsculo para los aficionados al deporte en el Reino Unido.

Una de las primeras decisiones para los responsables de la 'BBC' fue elegir al locutor que llevaría el partido a cada uno de los aparatos de radio del país. Eligieron para ese trabajo a Teddy Wakelam. Se trataba del antiguo capitán de los Harlequins que a causa de una lesión se había tenido que retirar del rugby poco antes, en 1924, a los treinta años de edad. Era un veterano de la Primera Guerra Mundial, muy respetado, que llevaba un tiempo colaborando puntualmente con la 'BBC'. Esa circunstancia y su conocimiento del rugby empujaron a los directivos de la emisora a la hora de confiarle la transmisión.

Otro asunto que suscitaba un importante debate interno en la 'BBC' era que los oyentes fuesen conscientes de cómo se estaba desarrollando el partido y en qué zona del campo se encontraba la acción en cada instante. Su idea era que Wakelam no podría ofrecer toda la información necesaria y que era imprescindible tener otra herramienta que sirviese para semejante cometido para mantener a la audiencia más conectada con el juego. El productor de la emisora Lance Sieveking encontró la solución. Diseñó una plantilla que dividía el campo en ocho áreas de juego y se atribuía un número a cada una de ellas. La semana del partido repartieron el diagrama en el semanario 'Radio Times', que pertenecía a la 'BBC', y donde aparecía toda la programación semanal de la emisora. Mientras Wakelam trasmitía la acción un colaborador se encargaría de aportar la información para que los oyentes supiesen exactamente en qué zona del campo se estaba desarrollando el juego en cada momento.

Y así se hizo. La 'BBC' instaló en la zona alta de Twickenham una pequeña caseta de madera donde el 15 de enero de 1927 entraron Wakelam y C. A. Lewis para cumplir con su cometido. En el cristal frente a él, Wakelam dejó una nota con una consigna: “No jures”. Una especie de advertencia que él mismo se hacía para no dejarse llevar por el entusiasmo durante la transmisión. Todo funcionó a la perfección. La conexión fue buena, la voz del locutor llegó con nitidez a los hogares británicos, Inglaterra ganó por 11-9 a Gales e incluso ese día nacía una nueva expresión británica ya que existe el convencimiento de que la frase “back to square one” (que significa reiniciar algo) se originó en esta práctica que consistía en ir aportando el sector del campo en el que se desarrollaba la acción en cada momento del partido.

Con la confianza y el entusiasmo que había despertado el éxito de la transmisión del partido de rugby la 'BBC' se preparó para el duelo entre el Arsenal y el Sheffield United que realmente era su gran objetivo. El partido de rugby solo había sido un ensayo general. Aunque Wakelam venía del rugby, los responsables de la emisora volvieron a confiar en él y en su pareja de baile, C. A. Lewis, para el cometido. Era un gran aficionado al deporte en general, no solo al rugby, y estaban seguros de que también solventaría con éxito esa misión.

El primer gol narrado en directo

Tal y como hicieron con el partido del Cinco Naciones, la 'BBC' publicó en 'Radio Times' el plano del terreno de juego de Highbury dividido en los diferentes sectores para que Lewis fuese añadiendo a la locución de Wakelam la zona en la que se encontraba el balón en cada instante. Un rápido testeo entre los oyentes había concluido que la idea funcionaba y resultaba de utilidad por lo que volvieron por el mismo camino. No hubo muchas más novedades salvo que la cabina de madera donde les colocaron esta vez, debido a las condiciones del estadio del Arsenal, tenía peor visibilidad para seguir el desarrollo del partido. Por si fuera poco aquel día se levantó una intensa niebla en Londres con lo que el trabajo de los comentaristas se hizo algo más complicado. Pero sacaron adelante su plan entre el entusiasmo de los directivos de la 'BBC'.

El Arsenal y el Sheffield United empataron a uno y el delantero de los 'gunners', Charlie Buchan, tuvo el honor de marcar el primer gol que se cantó en directo a través de la radio. Al día siguiente los periódicos y los aficionados saludaban de forma entusiasta el éxito de la transmisión y la 'BBC' supo que ya no podrían bajarse de ese barco que acababa de zarpar. Ese mismo año ofrecieron en directo la final de Copa y algún otro partido. Aún no había infraestructura ni medios para hacerlo todos los fines de semana. Eso llegaría poco a poco con el tiempo. Wakeman se convirtió en un personaje imprescindible en las retransmisiones deportivas de la 'BBC' y amplió su abanico hasta llegar a las carreras de caballos, el boxeo o el torneo de Wimbledon. Su voz quedó en la historia del deporte y de la radio. El primero que llevó un gol al hogar de los aficionados al fútbol.

Compartir el artículo

stats