Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un triple triplete a la mallorquina: Champions, Liga y Copa

Mariona Caldentey, Patri Guijarro y Cata Coll han hecho historia para el fútbol balear al frente de un Barcelona insaciable

Mariona Caldentey, Cata Coll y Patri Guijarro (de izq. a der.), tras la conquista de la primera Champions femenina.

En el año en el que el fútbol femenino español ha hecho historia colocando a Alexia Putellas como mejor futbolista del mundo, el Barça ha cerrado una temporada épica tras conquistar un triplete inédito: Champions, Liga Iberdrola y Copa de la Reina. Esta gesta tocó muy de cerca a las islas ya que tres de las jugadoras que tocaron la gloria con el conjunto catalán provienen de la insaciable cantera del Collerense. Mariona Caldentey, Patri Guijarro y Cata Coll forman parte ya de la historia del fútbol femenino mallorquín, del español, y con la conquista de la Liga de Campeones, se coronaron también como reinas europeas, cargadas de una juventud que promete muchos más éxitos en los años venideros.

La llegada de Mariona Caldentey al Barça (Felanitx, 1996) coincidió con la meteórica progresión que ha experimentado el club blaugrana en los últimos años. En su vitrina particular suma tres Ligas (14/15, 19/20 y 20/21), cuatro Copas de la Reina (2017, 2018, 2020, 2021), una Supercopa de España (2020) y una Liga de Campeones, siendo además una de las futbolistas más utilizadas del equipo.

A sus solo 23 años, Patri Guijarro (Palma,1998) cursa su séptima temporada en el Barça, donde ya es una de las capitanas y una pieza clave en el engranaje del equipo en su medular. La palmesana fue la primera chica en estudiar Bachillerato en la Masia y en su palmarés, a pesar de su juventud, cuenta con dos Ligas, cuatro Copas de la Reina, una Supercopa y la Champions.

Cata Coll (Pòrtol,2001), con contrato hasta junio de 2023, aterrizó en el Barça en el verano de 2019, con solo 18 años. Pese a contar con una gran competencia bajo los tres palos, la marratxinera es un baluarte del club y una apuesta de futuro en la que tienen puestas todas las esperanzas.

Queda de manifiesto que el fútbol femenino español no deja de importar continuos éxitos, pero sin embargo sigue sumido en una precariedad que afecta a gran parte de los equipos que conforman, incluso, la Primera División, donde por ahora sigue sin estar el Mallorca. La superioridad del Barça, el trato a sus futbolistas con la creación de una Masia mixta que cuenta con una representante mallorquina, Lucía Corrales, y los éxitos que están cosechando contrastan con la supervivencia en la que se amparan otras entidades de la misma categoría. La profesionalización sigue siendo una quimera y las carencias y desigualdades respecto a sus homólogos relucen aún más si cabe.

Pese a todo, 2021 ha sido un año cargado de alegrías para las representantes mallorquinas. Al triple triplete mallorquín del Barça cabe sumar la recuperación de Virginia Torrecilla, quien ya cuenta los días para volver a vestirse de corto en las filas del Atlético de Madrid o el resurgimiento de una Maitane López, brújula del conjunto colchonero, y que ha recibido por primera vez la llamada de la selección absoluta.

Compartir el artículo

stats