Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Jaume Sastre, el hombre anuncio

El técnico mallorquín ha compaginado durante casi 40 años su labor en los banquillos con la de actor y modelo publicitario

Jaume Sastre da instrucciones durante un partido.

Jaume Sastre Pou (Palma, 1946) es de sobra conocido en el fútbol mallorquín. Sin embargo, el que fuera seleccionador UEFA de Balears desde el 2008 al 2021, entre muchos otros cargos, tiene una faceta oculta que se le escapa al gran público, la de ‘hombre anuncio’. Empleado jubilado de GESA y padre deportivo del primer milagro ocurrido en la Tercera Balear, con el siempre recordado ascenso del Son Roca a la cuarta categoría del fútbol español, su currículo deportivo es extenso, pero el motivo de este encuentro con DIARIO de MALLORCA es otro.

En su casa, recuperándose aún de un atropello sufrido en un paso de peatones el pasado verano y que a punto estuvo de dejarle fuera de combate, muestra algunas de las pruebas de lo que durante muchos años hizo: compaginar sus quehaceres laborales con el fútbol, el teatro... y la publicidad, ejerciendo como modelo publicitario en anuncios tanto locales como internacionales. «Donde yo trabajaba (GESA) tenían montado un grupo de teatro al que me apunté. Llegamos a interpretar más de 30 obras de teatro mallorquín. Un día, vinieron a hacernos un casting para hacer de figurantes en una película. Fuimos, me gustó y me metí un poco más en este tema, sobre todo para hacer anuncios. He hecho de toda clase de bebidas, quesos, compañías aéreas, barcos, etcétera», explica a este periódico. 

Casi 40 años llevando una ‘doble vida’ de modelo publicitario en la que las publicaciones institucionales de Balears o una entrega de trofeos a un Rafel Nadal «al que no vi en momento alguno» y alguna que otra campaña de socios del Real Mallorca, engalanan una trayectoria en la que la televisión autonómica balear también forma parte de su currículo artístico. 

«Intervine en IB3 Televisió como actor en la serie ‘Mossèn Capellà’ hasta el capítulo octavo, en el que me mataron», se ríe. Eso sí, reconoce que cuanto más mayor se hace, más fácil lo tiene en un casting «ya que se presenta mucha gente joven, pero personas mayores de sesenta años igual solo somos tres o cuatro». Anuncios que se han publicado en diferentes países, como Alemania y Suecia, y que le ha llevado a granjearse anécdotas de todo tipo. Una de ellas, cuando entrenaba a un equipo de categoría regional. «Hice un anuncio de quesos que en Suiza se pusieron en las vallas publicitarias de las autopistas. Y un jugador que había estado en ese país, vino y me dijo que había visto una persona en una valla de publicidad ‘que es igual que usted’. Yo no le comenté nada. Después, una amiga suya en Suiza le envió una foto del anuncio y me la mostró. Me cuestionó si podía ser un hermano mío y al final le tuve que decir la verdad», relata con una sonrisa. Y es que de la faceta publicitaria de Jaume Sastre, pocos sabían de su existencia.

Jaume Sastre, el tercero por la izquierda, posa con sus compañeros de reparto en una obra de teatro.

Volviendo al Jaume Sastre en su faceta como entrenador, al ser un técnico que ha desarrollado buena parte de su carrera trabajando para la base, es un ferviente defensor del futbolista mallorquín. «Se ha demostrado que aquí, en Mallorca, hay mucha calidad en los jugadores. El carácter mallorquín del futbolista ha cambiado bastante. En mi época, los jugadores que se iban a probar suerte fuera a los quince días añoraban la isla y volvían», recuerda, y añade su propia historia: «Tenía un familiar militar, afincado en Cartagena. Yo era su ahijado y fui a Cartagena a hacer una especie de pretemporada. Y cuando me iban a fichar, me entró la añoranza y me volví a la isla. Ahora, todo ha cambiado. Además, hay clubes de la comunidad valenciana, de Madrid… que hacen un buen seguimiento de nuestros jugadores», cuenta el que fuera entrenador del Soledad, San Cayetano, Santa Ponça, Manacor, CIDE, S’Arracó, Son Roca o Espanya de Llucmajor, entre muchos otros.

Jaume Sastre, como seleccionador balear.

Aunque sigue colaborando con la Federació de Futbol de les Illes Balears al sentirse «un hombre de Miquel Bestard», los banquillos ya son historia para Sastre. Reconoce haber sido un entrenador de la «vieja escuela» y tiene muy claro que el fútbol «ha cambiado mucho» desde que comenzó hasta ahora. «Antes las plantillas no eran muy largas, y el futbolista tenía más posibilidades de jugar. Y si no jugaba tres o cuatro partidos seguidos, lo aceptaba y no pasaba nada. Ahora, que hay más futbolistas inscritos, si no juegan... ya todo son malas caras, intentan dinamitar el vestuario, etcétera. Por otra parte, ahora los entrenadores de hoy en día vienen muy preparados, con sistemas, aplicaciones, y vienen con un segundo, preparador físico, entrenador de porteros... Y todo esto, a nivel amateur y juvenil», señala, y sentencia: «En mi época tenía un ayudante, que normalmente solía ser un chico joven que empezaba, y el delegado de equipo, que a la vez hacía de utillero. Éramos tres que hacíamos de todo». Esto ya es historia.

Compartir el artículo

stats