Sete Benavides ha compartido en las redes sociales su alegría por la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de reconocerle como ganador de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012. El deportista del RCN Port de Pollença fue cuarto en la prueba de C-1 200 metros, a milésimas del ruso Ivan Shtyl, que fue tercero, pero la descalificación por dopaje del lituano Jevgenij Shuklin, provoca que ambos suban un escalón en la clasificación final. "Estoy muy contento de que por fin el COI haya hecho pública la decisión de reasignar mi medalla de bronce en los JJOO de Londres 2012. Agradecer el apoyo a mi familia, amigos y en especial a mi entrenador, la cara no visible de todo lo que hemos vivido", ha escrito el palista mallorquín en las redes sociales, que ha acompañado su texto con dos fotos de entonces, una de ella con su entrenador Kiko Martín.

Benavides, cuarto en la final de C-1 200 metros en los Juegos de Río 2016, ve así reconocido su trabajo con una medalla que se había ganado cuatro años antes. De hecho, conoció en 2019 la posibilidad de obtener el bronce cuando se confirmó el dopaje de uno de sus rivales en Londres, pero Jevgenij Shuklin recurrió la sentencia al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Ese recurso fue desestimado el pasado mes de abril y no fue hasta el pasado viernes cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) lo ratificó. Shuklin dio positivo por consumo de un esteroide anabólico. Benavides, de esta forma, asciende al tercer escalón del podio nueve años después y el ruso Ivan Shtyl, que fue tercero, se convierte en nuevo subcampeón olímpico.