Baloncesto / LEB Oro

El Palmer Palma estrena su casillero de victorias ante el Juaristi (81-65)

Los mallorquines conquistan su primera victoria de la temporada gracias a una gran segunda parte en Son Moix

J. M. Arbucias

Por fin llegó la primera victoria del Palmer Palma. A pesar del resultado ante el Juaristi, no fue fácil (81-65). Tuvo que remar mucho para conseguirla y se consolidó en la segunda parte. La película de la primera mitad reflejó mucho equilibrio y un marcador ajustado. La segunda parte fue otra película muy diferente. Los inmobiliarios superaron a un Juaristi que jugó con poco orden, con muchas precipitaciones y con grandes dosis de desacierto (5/23 en triples y 20 balones perdidos). Figueras, Van Beck y Kostadinov ofrecieron buenos momentos de baloncesto y fueron importantes en la consecución del triunfo.

El partido se inició con la clara intención por parte de los locales de puntuar aprovechando las transiciones. Pol Figueras anotaba aprovechando la distancia defensiva de su marcador y Van Beck empezaba a demostrar sus condiciones de buen lanzador. Los vascos jugaban con descaro, mostrándose muy verticales en el ‘1x1’, consiguiendo una anotación muy repartida (8 jugadores sumaron en este primer cuarto). Los primeros diez minutos finalizaron con un triple de Van Beck, que puso en el electrónico un 24-23 favorable a sus intereses. El segundo período comenzó con errores e imprecisiones, principalmente a manos de los visitantes y se produjo la lesión de Fjellerup, que tuvo que abandonar la cancha conmocionado después de golpearse la cabeza con el parqué y fue trasladado al hospital.

A falta de 1 minuto la ventaja era de +9 para los de Son Moix, pero dos triples consecutivos de los azpeitiarras dejaron el marcador en un apretado 43-40. En el tercer cuarto se empezó a fraguar lentamente la victoria de los de Pérez y Tomàs que, con buenas acciones defensivas, consiguieron cerrar el cuarto con un +9 (64-55). Kostadinov aportó espectáculo y Figueras ejerció de líder. Y en el último período se consumó la victoria. Los jugadores del equipo vasco, viendo cómo el partido se les iba, empezaron a jugar sin orden y abusaron del lanzamiento triple con poco acierto. Y ello les condenó (solo anotaron 10 puntos). Los mallorquines supieron jugar estos últimos minutos y se llegó a un final de partido tranquilo, en el que el resultado no peligró. El Palmer Palma buscará el domingo en Huesca dar continuidad a esta importante primera victoria.