Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Sebastià Massanet Corredor de ultrafondo

«El momento más duro es cuando vuelve a anochecer y llevas más de 24 horas corriendo»

Sebastià Massanet finalizó en 85º lugar la carrera de 175 kilómetros en el Mont-Blanc y revela su secreto: «Hay que ser fuerte mentalmente»

Sebastià Massanet posa antes de comenzar la prueba. | PEDRO BONNÍN

El manacorí Sebastià Massanet selló hace unos días su participación en el Mont-Blanc. Un ‘paseo’ de 170 kilómetros corriendo por alta montaña y que completó en 29 horas y 12 minutos.

¿Cómo lo hizo para poder correr una de las carreras de larga distancia más importantes del mundo?

Debes tener puntos acumulados en distintas carreras. Yo ya había hecho la Travessa de la Serra y el Camí de Cavalls en Menorca. También carreras fuera de Balears.

¿Fue dura la preparación?

Me hubiera gustado entrenar más, pero no lo pude hacer hasta un mes y medio antes.

¿Por qué?

Porque me caí, me dañé una rodilla y tuve que parar durante varias semanas. Al final lo que más me sirvió para prepararme fue hacer la carrera de 85 kilómetros por la costa sur de Menorca, a finales del mes de mayo. También en junio fuimos con los Xendenguets, mi club, a la Buff Epic Trail de la Vall de Bohí.

Volviendo al Mont-Blanc. ¿Cuántos puntos decía que son necesarios exactamente?

Debes tener al menos 10 puntos acumulados en dos carreras de larga distancia distintas para poder entrar en el sorteo de un dorsal. En mi caso eran cinco puntos por la Travessa de la Serra de Tramuntana de 130 kilómetros, y seis más por haber hecho la distancia larga del Camí de Cavalls. Estos ya eran de hace dos años. Es decir, realizan un sorteo entre más de 100.000 personas; si no te toca el primer año, el que viene después tienes el doble de posibilidades; si aún así no has tenido suerte, al tercer año están obligados a cogerte. De hecho a mí ni el 2019 ni el 2020 (por la pandemia) me eligieron.

¿Cuál es la distancia?

Han sido 175 kilómetros con 10.500 metros de desnivel positivo.

¿Ya había estudiado por dónde pasaba o fue una sorpresa?

En 2017 ya había corrido la CCC de 100 kilómetros y en 2018 la TDS de 125, que entre las dos transitan por la zona. Por tanto ya sabía un poco por donde iría la carrera.

¿Cuántos corredores empezaron?

Tomamos la salida de Chamonix unas 2.800 personas. Yo estuve 29 horas y 12 minutos y me clasifiqué el 85 de la general, lo que me hace sentir muy satisfecho.

¿Pasó por malos momentos?

Durante la carrera hay momentos muy duros, pero ya eres consciente antes de empezar porque sabes que en una ultra esto pasará en un punto u otro. El ‘secreto’ es ser fuerte, sobre todo mentalmente. Hay corredores que cuando la cosa no va como ellos quieren se vienen abajo y abandonan. De hecho la ultra del Mont Blanc suele tener una media de retiradas del 60%.

¿Cuándo se sintió más débil?

La salida es a las seis de la tarde y en poco tiempo ya oscurece. Esto significa que tienes que correr por la montaña toda una noche... y un día entero sin parar. Claro, cuando ves que otra vez empieza a anochecer... Mentalmente es complicado. Pero como ya sólo me quedaban 15 kilómetros lo aguanté. También cuando la fatiga física llega, es muy importante comer aunque no tengas ganas. Es cierto que después de veinte horas corriendo ya no te entra casi nada, pero tienes que obligarte a comer para poder acabar bien. Para hacer este tipo de carreras debes ser sufridor.

¿Qué tiempo esperaba hacer?

Me había marcado hacerla en menos de 30 horas. Tenía unos tiempos de referencia en distintos puntos de control, y como veía que los iba cumpliendo estuve tranquilo. La organización pone un máximo de 48 horas para completar la carrera. Hay corredores que incluso se detienen a descansar en los puntos habilitados, pero no te puedes pasar de tiempo...

¿Es la carrera más larga que ha hecho nunca?

No. La carrera larga del Camí de Cavalls eran 185 kilómetros, pero el desnivel era de 3.000 metros positivos. Por lo tanto la pude hacer en mucho menos tiempo: 23 horas y 40 minutos.

¿Toda la vida ha corrido por montaña?

Realmente empecé entre el año 2013 y 2014. Antes como quien dice, daba la vuelta a Manacor y no solía pasar de los 10 kilómetros seguidos. Pero ya la primera trail que hice me gustó tanto que me enganché. En 2015 hice la primera ultra de 112 kilómetros. Desde entonces hago entre dos y tres carreras largas al año.

¿Cuándo se considera ‘ultra’ una carrera?; ¿Cuántas lleva ya?

En realidad cuando pasa la distancia de un maratón (42 kilómetros) ya se puede considerar ultra. Yo creo que llevo corridas una veintena.

¿Cómo lo hizo para entrenar el año pasado? Fue complicado supongo.

El 2020 fue muy extraño por las circunstancias que todos ya sabemos. Así que para diciembre, cuando se pudo, con un amigo hicimos enteros por nuestra cuenta los 140 kilómetros que separan el faro de Formentor hasta Sant Elm.

¿Tiene entrenador?

Hace dos años que tengo una persona-entrenador, Rafel Maimó, que me asesora y con quien planificamos un poco la temporada.

¿Cuál es el próximo objetivo?

Para mediados de octubre nos vamos con algunos Xendenguets al campeonato de España para clubes, a la carrera de Los Tajos (Málaga), de 32 kilómetros. Somos siete y puntúan los cuatro mejores.

Compartir el artículo

stats