Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91 | Acostumbrarse a partidos como el de San Mamés

El Mallorca de Luis García en Primera, un equipo todavía por hacer, vivirá muchos duelos como el del sábado, que solo tendrán solución con punch en ataque

Joan Mir tiene motivos para estar enfadado, y es que su Suzuki no corre lo suficiente para conseguir victorias.

Joan Mir tiene motivos para estar enfadado, y es que su Suzuki no corre lo suficiente para conseguir victorias.

Como se ha encargado de decir Luis García, que a lo que debe aspirar el Mallorca es a quedar el cuarto por la cola y evitar así las plazas de descenso, al equipo rojillo le esperan muchas jornadas como la del sábado en San Mamés, y más ante rivales a priori superiores. Es lo que, salvo sorpresa, ocurrirá el miércoles 22 en el remozado Santiago Bernabéu y ante rivales de esta guisa. Partidos como el del sábado solo tienen solución si se afina la puntería y hay algo de punch arriba.

La paciencia, buena consejera. Extraer conclusiones del duelo de San Mamés, como hacerlo de la victoria en Mendizorroza ante el Alavés, es caer en la precipitación. Estamos en septiembre y solo llevamos cuatro jornadas de Liga. En tan poco tiempo ni se clasifica uno para la Champions ni pierde la categoría. Por lo tanto, paciencia, mucha paciencia, siempre buena consejera. Pero en ese tiempo, 360 minutos, el Mallorca ha dejado ver una virtud que va en el adn de su entrenador: el equipo pelea por cada balón, es un grupo de futbolistas que convierten el trabajo del rival en un dolor de muelas, es un colectivo generoso en el esfuerzo. Lo hará mejor o peor, pero la entrega no se discute. Y no es un mal punto de partida. La plantilla parece equilibrada, firme en defensa -si todos están en condiciones- y con jugadores más que interesantes en ataque. Convertir en categoría el error de Valjent, un futbolista fiable donde los haya, parece un error de bulto, de la misma forma que no hay motivos de alarma por la nulidad mostrada en ataque en La Catedral porque cantidad y calidad hay. No debería hacerse un drama de una derrota que se podía esperar por el rival y el escenario, pero del mismo modo sería un error imperdonabe caer en el conformismo. Llega el domingo el Villarreal, un ‘viejo amigo’ y, lejos de pensar que es un rival inaccesible, hay que ser ambiciosos y creer que se le puede ganar.

La moto de Mir no corre. No es casualidad que el vigente campeón del mundo de MotoGP no haya ganado todavía una carrera con su Suzuki. La cantinela de Joan Mir después de cada gran premio es la misma: su moto no va al ritmo que sus competidores. De esta manera, hasta resulta sorprendente que el mallorquín ocupe la tercera plaza en la general del Mundial, prácticamente ya sin opciones a revalidar el título con solo cinco carreras para acabar el campeonato.

Sin ninguna duda, la victoria de la británica Emma Raducanu en el Abierto de Estados Unidos de tenis será una de las noticias destacadas en los resúmenes de final de año. Y es que esta joven de tan solo 18 años ha conseguido la gesta de conquistar el último grande de la temporada llegando desde la previa y sin ceder un solo set en todo el torneo. Su victoria, como la historia de la finalista, la canadiense Leylah Fernández, de 19, y también una desconocida hasta ahora, es de las que, de tanto en tanto, se producen en el mundo del deporte. Habrá que ver ahora si se cumple aquel dicho de que más difícil que llegar es mantenerse. Lo que no resulta fácil, y menos en el inestable mundo del tenis femenino, en el que cada pocos meses cambia la identidad de la número uno así como los nombres de las diferentes campeonas en los grandes torneos.

Compartir el artículo

stats