Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo reto de Joan Cardona: perder 15 kilos

El medallista de bronce en Tokio debe ser más ligero para adaptar su cuerpo a la clase Laser con la mirada puesta en los Juegos de París 2024

Joan Cardona celebra con los brazos en alto su medalla de bronce en los Juegos de Tokio. | RFEV

Joan Cardona va de reto en reto. De Tokio 2020 a París 2024. De la clase Finn a Laser. Sin embargo, el flamante medallista de bronce en los Juegos que acaban de finalizar ya tiene otro desafío en la cabeza: pasar de los cien kilos de peso a los ochenta y cinco. O incluso a los ochenta y tres, es decir, perder unos quince para competir al más alto nivel.

El menorquín, de 23 años y que ahora está descansando tras su brillante actuación olímpica antes de partir hacia Dinamarca para participar en el Sail GP, se ve obligado a cambiar de clase debido a que Finn desaparece del programa olímpico. «Joan ya ha navegado mucho en Laser, la conoce perfectamente porque fue la suya entre los 14 y los 19 años, aunque por su complexión encajaba más en Finn», asegura Manu Fraga, director deportivo del Real Club Náutico de Palma.

Cardona, que roza los 1.90 metros, es consciente de que necesita ser más ligero para su nueva clase, en la que aspira a representar a España en París en 2024. «La adaptación más importante es la parte física porque tiene que bajar quince kilos para ser competitivo en Laser. El barco es menos técnico, no tiene tantos puntos de trimado como en Finn, es un barco que no es tan duro en la exigencia física y las diferencias en ceñida y en popa de velocidad no son tan grandes», subraya Fraga en declaraciones a DIARIO de MALLORCA.

El dirigente, que conoce al mahonés desde que era un niño, va más allá en sus argumentaciones. «Lo puede lograr, es verdad que es un reto para él, pero lo puede conseguir. Es muy joven, si tuviera 30 años sería más difícil, pero es de complexión muy fuerte y con un gran tren inferior. Tendrá que cambiar las cargas de entrenamientos y llevar una dieta estricta, pero no lo veo difícil», explica.

El plan para que desarrolle su cuerpo hacia las exigencias que obliga la clase Laser será diseñado por los médicos, preparadores físicos y nutricionistas de la Federación Española de Vela a partir de septiembre. No hay tiempo que perder. Eso sí, el obstáculo con el que luchará Cardona es que este ciclo olímpico solo será de tres años y no de cuatro, una circunstancia que eleva la dificultad del desafío. «Está claro que es un esprint. Normalmente hay un año de transición que tendrá que hacerlo en seis meses. Al principio quizá no será muy competitivo, porque la bajada de peso tiene que ser paulatina, pero lo conseguirá porque está muy motivado», subraya convencido. «Es que tiene el talento y el conocimiento y el bagaje que te dan unos Juegos. Joan es muy bueno tácticamente, soporta muy bien la presión, lo ha demostrado y físicamente es muy bueno. Si logra el peso, lo demás lo conseguirá porque no es un barco nuevo para él», reitera.

El regatista del Real Club Náutico de Palma tendrá como objetivo lograr la plaza para España en la clase Laser, en primera instancia, y después ser él el elegido para ocupar esa plaza ganada para el país. «Para mí será el favorito», apunta Fraga. Cardona lo tendrá que demostrar, como siempre. Volver a empezar.

Compartir el artículo

stats