Punta Ballena vibró anoche con la final de la Eurocopa entre Inglaterra y Italia. Como si no se estuviera en plena pandemia, desde primera hora de la tarde cientos de turistas ingleses fueron tomando acomodo en los bares de Magaluf, y Santa Ponça, para seguir en directo el encuentro que se disputaba en Wembley.

La Policía Local de Calvià estableció un fuerte dispositivo de seguridad para velar por la seguridad y el mantenimiento del orden. El tempranero gol de Shaw hizo estallar de júbilo a los aficionados británicos, que pasaron de la euforia a las lágrimas en una tanda de penaltis en la que vieron cómo se les escapaba el título que ya veían en su poder.

Final de la Eurocopa: Los turistas ingleses vibran con su selección en Palmanova J. Morlans