Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se disputarán sin público, según ha anunciado este jueves la ministra responsable de la cita olímpica, Tamayo Marukawa.

La decisión llega después de que el Gobierno nipón declarase este jueves un nuevo estado de emergencia sanitaria en la capital del país que durará hasta el próximo 22 de agosto

La renuncia a la presencia de público durante las competiciones se debe al incremento de casos de COVID-19 en Tokio.

La decisión de celebrar la competición a puerta cerrada se tomó después de una reunión a la que asistieron el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, y representantes del comité organizador de los Juegos, del Comité Paralímpico Internacional y de los gobiernos metropolitanos de Japón y Tokio.

"En respuesta al estado de emergencia, las tres autoridades japonesas han decidido medidas más estrictas con respecto a los Juegos Olímpicos. No se permitirá la entrada de espectadores a ninguna sede de Tokio durante los Juegos. Bajo esta política, en áreas donde las medidas de emergencia no están vigentes, las autoridades del gobierno local se reunirán y decidirán medidas específicas en consulta con los gobernadores locales en función de la situación en cada área. En caso de que se produjera un cambio significativo en el estado de la pandemia, se convocaría inmediatamente una reunión con las cinco partes involucradas para revisar el aforo de espectadores", apuntó en un comunicado el COI.

Japón instala robots, espectadores en recortes de cartón y muñecos como público durante los JJ.OO. de Tokio Agencia ATLAS

"Al mismo tiempo, las cinco partes lamentan profundamente por los deportistas y por los espectadores que esta medida haya tenido que implementarse por las razones expuestas anteriormente", agregó el organismo.

En cuanto a los Juegos Paralímpicos, que se disputarán del 24 de agosto al 5 de septiembre, todavía no hay una decisión tomada y la posible entrada de espectadores se determinará "cuando concluyan los Juegos Olímpicos".

Casos de Covid disparados

Las autoridades metropolitanas de Tokio notificaron este miércoles 920 nuevos casos de COVID-19, un dato sin precedentes desde mediados del mes de mayo.

Los datos de la última semana sitúan a la capital nipona por encima del umbral de casos que el Gobierno considera de máxima preocupación, en un momento clave ante el temor de que la cita deportiva suponga una expansión de la pandemia de la COVID-19 en el país asiático.