El mallorquín Joan Mir, actual campeón del mundo de MotoGP con la Suzuki, se va de vacaciones con la sensación de que lo podía haber hecho mejor en esta primera parte del campeonato, en estos primeros nueve grandes premios, pero con la idea de que, en el regreso a la competición, que no se producirá hasta dentro de cinco semanas (8 de agosto, en Austria, con dos grandes premios seguidos en el mismo trazado), todo cambiará tanto en el aspecto técnico (espera mejoras de Suzuki) como en su pilotaje pues ayer, tras volverse a subir al podio por tercera vez este año (tres terceros puestos en Portugal, Italia y Holanda), reconoció que aún puede mejorar.

La carrera de la ‘catedral’ fue un recital de las dos Yamaha oficiales, especialmente la del francés Fabio Quartararo, que ganó cómo y cuándo quiso, tras dejar atrás al italiano ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati), y el catalán Maverick Viñales, que, pese a salir desde la ‘pole’, volvió a protagonizar una pésima salida («no sé qué le ha ocurrido al embrague, que patinaba»). Lo cierto es que Mir, que salía desde la tercera fila, fue de menos a más y, al final, acabó en el tercer escalón del podio completando una gran carrera.

«Sé que tenía ritmo para un top-5, pero, ya en carrera, he visto que estaba mejor de lo que pensaba», comentó Mir sobre su carrera. «Bueno, todo el mundo sabe que yo suelo ir de tapado porque en los entrenamientos siempre suelo entrenarme con neumáticos gastados y, luego, cuando pongo los nuevos no sé qué ocurre pero no soy tan rápido como los demás», se aventuraba a señalar.

El mallorquín, que, como todos, está pidiendo a gritos unas vacaciones, al menos de dos semanitas, confesó que esta primera parte del Mundial la han salvado con honor, aunque no ha conseguido victoria alguna. «Con el paquete que tenemos es difícil, de momento, pelear por la victoria. Yamaha y Ducati están muy fuertes. Yo ya dije todo lo que tenía que decir respecto a la necesidad de que Suzuki evolucione nuestra moto y sé, sí, sí, lo sé, que están trabajando duro y que, tras el parón, creo que tendremos alguna mejora. Es evidente que yo también debo mejorar, especialmente en lo que hace referencia a la ‘quali’ del sábado: no soy capaz de ser rápido con esta moto a una sola vuelta y eso me castiga mucho el domingo».

Mir insistió en que Yamaha se ha visto beneficiada por el calendario «pues ahora creo que iremos a circuitos donde los demás podemos igualarnos más con ellos, no sé, eso pienso yo, pero para ello tenemos que ser aún más competitivos pues ellos han demostrado ser muy, muy, fuertes», insistió Mir, que está a 55 puntos del líder Quartararo, que acumula seis podios en nueve grandes premios, con cuatro victorias (Doha, Portugal, Italia y Holanda) y dos segundos puestos (Francia y Alemania).

«Tal y como se ha desarrollado esta primera parte del Mundial veo muy difícil presentar batalla a Fabio (Quartararo), la verdad, pues tiene todo lo que hay que tener para ser líder del Mundial. Es decir, una buena moto, un paquete estupendo, una mentalidad ganadora, está en forma, cada vez tiene más experiencia y, sobre todo, no falla, pues apenas comete errores. Y, además, su Yamaha funciona bien en todos los circuitos, algo que es vital para poder aspirar al título», insistió Mir, que no renuncia a renovar su corona «pues creo, insisto, que en la segunda parte podemos dar un saltito todos».

Tras la disputa de las nueve primeras carreras, el Mundial de Motociclismo llega al ecuador de la competición con todo todavía por decidir. El francés Fabio Quartararo se marcha de vacaciones con una nueva victoria, la cuarta de la temporada, al imponerse en el Gran Premio de los Países Bajos de MotoGP en el circuito de Assen por delante de su propio compañero de equipo Maverick Viñales.

Con su victoria, Quartararo amplía su ventaja en la clasificación provisional del mundial, en el que llegó a Assen con 22 puntos de ventaja sobre su compatriota Johann Zarco y se marcha con 34 puntos al descanso estival.

En cuanto a sus rivales por el título, el francés reconoció que no solo teme a las Ducati en el segundo tramo del campeonato: «No pienso que Maverick sea el único que pueda pararme, porque las Ducati van muy rápidas y Joan también, y no creo que sea el único que se interponga en mi camino».