Las condiciones casi ideales de navegación acompañaron la flota de nueve superyates en la Bahía de Palma durante la jornada inaugural de la Superyacht Cup, ofreciendo una competición apretada y emocionante durante la prueba de 23 millas.

La unidad más pequeña de la flota, Umiko, era la primera en tomar la salida del circuito Pantaenius Race Day, seguida por sus rivales de Clase A Missy, Shamanna y Nilaya en intervalos de dos minutos. En la Clase B, los dos primeros en tomar la salida elegían rutas alternativas hasta la primera baliza.

Missy era el primero en tomar la boya Pantaenius, la primera baliza, con Umiko y Shamanna luchando por la segunda posición a unos 800 metros de su popa, y en dirección hacia la boya de Nueva Zelanda, la segunda de cinco marcas. Finalmente, la embarcación de 33 metros Missy cedía terreno en el agua a sus rivales más grandes, Shamanna y Nilaya, con la primera haciéndose con la victoria en esta jornada inaugural por menos de 30 segundos. Sin embargo, el sofisticado sistema de handicap ORCsy daba la vuelta a la clasificación, dándole a Nilaya la victoria de la regata inicial por solo 10 segundos.