Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nadal duda de todo

El tenista de Manacor, de «bajón» tras su eliminación en Roland Garros y después de dos duros meses de gira de tierra, analizará con su equipo su participación en Wimbledon y los Juegos con un único objetivo: alargar al máximo su carrera

Nadal se despide de los aficionados tras su derrota ante Djokovic en Roland Garros.

Nadal se despide de los aficionados tras su derrota ante Djokovic en Roland Garros. EFE

Será por el agotamiento y la decepción por haber perdido en su torneo fetiche o por otros motivos, pero lo cierto es que a Rafal Nadal le han entrado todas las dudas a sus 35 años. Conocedor de su cuerpo como nadie y centrado desde hace tiempo en alargar su carrera deportiva al máximo, el tenista de Manacor dejó en duda su participación en el torneo de Wimbledon, tercer grande de la temporada que comienza el próximo 28 de junio. «Ya veremos cuál es lo siguiente, cuál será mi próximo evento. Este sábado estaré en casa con la familia y amigos. Intentaré descansar un poquito tanto física como mentalmente después de dos meses intensos, en una temporada de tierra positiva aunque sin haber logrado el objetivo final. El cuerpo después de luchar cada semana durante dos meses por objetivos claros te da un bajón. Wimbledon es en dos semanas. Es diferente a cuando tenía 25, 26 o 27 años. Ahora tengo 35. Hay que ver cómo me recupero antes de tomar la decisión de si juego o no juego en Wimbledon. Ahora mismo no estoy capacitado para tomar una decisión porque no tengo ni el físico ni la claridad mental para pensar a dos semanas vista. Necesito darme unos días de vacaciones y de tranquilidad».

Unas palabras enigmáticas y que dejan un poso de confusión sobre su calendario más inmediato. Nadal defiende las semifinales de 2019, en las que cayó ante Federer, antes de que este perdierala final ante Djokovic.

La incertidumbre sobre su presencia o no en el grande de hierba se añade a las dudas que el jugador expresó el pasado 11 de mayo, el día antes de su debut en el Masters 1.000 de Roma, sobre su participación en los Juegos de Tokio por la pandemia. «En un año normal siempre tengo claro mi calendario desde el 1 de enero, pero este año es distinto. Hay que ser flexible. En un mundo normal nunca pensaría en perderme los Juegos, claro, todos sabemos lo importantes que son para mí. En estas situaciones, no sé, veremos en un par de meses», dijo.

Un año olímpico como el actual siempre supone un problema en un calendario saturado de torneos. Además, la cita japonesa se celebra justo antes de la gira americana de pista dura con los Masters 1.000 de Canadá y Cincinnati y que culmina con la disputa del US Open.

No sería la primera vez que Nadal renuncia a un gran evento. Ya el año pasado se ausentó del Abierto de Estados Unidos, donde defendía el título obtenido en 2019, para centrar su preparación en la consecución de su decimotercer título en Roland Garros, torneo que se trasladó a octubre por la pandemia.

Lo que se sí quedó claro tras su eliminación en el grande de tierra es que no participará en el Mallorca Championships, que se disputa en Santa Ponça en la semana previa a Wimbledon: «No jugaré en Mallorca, estamos a viernes, acabo de jugar un partido muy largo y tengo la edad que tengo. Me encantaría jugar en casa, pero nunca juego la semana previa a un Grand Slam y tampoco estoy preparado para ponerme a entrenar en hierba en tres días, que es lo que tendría que hacer para estar jugando un torneo en hierba en una semana. Es algo insostenible», comentó.

Tras el pertinente descanso, cada vez más necesario en un deportista que se encuentra en el ecuador de la treintena, Nadal decidirá su inmediato calendario. Ahora mismo Wimbledon y los Juegos están en el aire por las dudas del mallorquín.

Compartir el artículo

stats