Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Salió cruz esta vez en otro partido memorable

Djokovic fue mejor en otro partido memorable entre los que posiblemente sean los dos mejores tenistas de la historia, con permiso del gran Roger Federer. A partir del 5-0 de Nadal en el primer set, que parecía que iba a dominar el duelo de cabo a rabo, el mallorquín estuvo prácticamente siempre a merced de su gran rival, el número uno del mundo, que mañana ante Tsitsipas tiene la oportunidad de convertirse en el primer jugador en la Era Open en conquistar al menos dos veces uno de los cuatro grandes torneos del circuito. No se le puede reprochar nada a Nadal. Tal vez el partido se le hizo demasiado largo y desperdició las buenas opciones que tuvo para tomar ventaja a lo largo del partido. Los seis juegos consecutivos del balcánico en el cuarto y definitivo set hablan por sí solo de su superioridad ayer.

Por primera vez en sus diecisiete participaciones en Roland Garros Nadal cae en semifinales Nadal, que se va con la cabeza muy alta porque lo ha dado todo y más ante un gran campeón. Schwartzman tenía razón durante el partido: «¿Jugamos el mismo deporte el resto de tenistas?». Pues eso.

Compartir el artículo

stats