Cuando es 3 de junio, Roland Garros enciende velas, las de Rafa Nadal que suele festejar su cumpleaños sobre la tierra batida parisiense, en esta ocasión con una clasificación para tercera ronda. Contra el francés Richard Gasquet, Nadal cubrió el expediente, una victoria plácida contra su rival favorito, al que ha ganado en los 17 duelos disputados, más que a ningún otro de los que nunca le ha derrotado.

Es casi un ensañamiento frente a un 'amigo' que dio sus primeros pasos en el tenis a la vez, 15 días más joven, ambos prometidos a una rivalidad franca que el tiempo demostró que no era posible, porque el galo no siguió la estela del español.

El partido comenzó con un 6-0 del balear y parecía que iba a seguir igual, pero con el 5-2 dejó escapar una bola de set y Gasquet despertó, para lograr igualar el parcial a 5. Acabó ahí el sesteo del 20 veces campeón de Grand Slam y logró salvar la segunda manga, el trigésimo set consecutivo que endosaba a Gasquet, a quien ha ganado los 17 duelos disputados, más que a ningún otro rival que no ha conseguido vencerle en ninguno.

Tras el triunfo, el manacorí pudo finalmente celebrar su cumpleaños como toca. El mallorquín, a su llegada al hotel de concentración, se encontró una grata sorpresa. Su habitación estaba adornada con globos de felicitación y una tarta en la que sopló las velas. Se trata de la décimo cuarta ocasión en que Rafa Nadal celebra su cumpleaños en tierras parisinas, desde que debutara en el torneo francés en 2005. Solo en tres ocasiones en estos 17 años, el de Manacor ha celebrado su cumpleaños lejos del Abierto de tierras galas.

Nadal buscará en dos días el pase a octavos contra el británico Cameron Norrie, 45 del ránking de 25 años, que nunca ha superado la tercera ronda de un grande, y que venció al sudafricano Lloyd Harris por 4-6, 6-3, 6-3 y 6-2 y que ha perdido los dos duelos anteriores contra el español, ambos este mismo año, en el Abierto de Australia y en Barcelona.