Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | Espectáculo a cualquier precio

Nadal, durante la final de Roma jugada ante Djokovic.

Nadal, durante la final de Roma jugada ante Djokovic.

La parrilla del Mundial de Moto3 cuenta desde ayer con un piloto menos. El fallecimiento del suizo Jason Dupasquier deja un nuevo vacío en la familia de MotoGP. Y ya son cinco menos desde el comienzo del siglo XXI. La muerte del joven, que sufrió un grave accidente durante la sesión de clasificación del sábado, se dio a conocer durante el transcurso de la carrera de la cilindrada de bronce. Una hora más tarde, saltaron a rodar sobre el asfalto de Mugello los pilotos de Moto2, y dos horas después, los de MotoGP. La frialdad y desapego de la organización del Mundial resulta aterradora. Si un futbolista de un equipo falleciera de forma inesperada el día antes o el mismo día de un partido, sería totalmente impensable que ese encuentro se disputara. Por lógica, por moralidad y por ética. Pero a Dorna y a la FIM el luto les importa más bien poco. Quieren espectáculo a cualquier precio y con el cuerpo todavía caliente, vuelven a poner en juego la vida de otro medio centenar de pilotos, que inauditamente saltan al asfalto, entiendo, con la cabeza totalmente ida. Sin dar explicaciones, sin preguntarles si están preparados para correr. Está claro que los únicos que pueden parar este disparate son los propios pilotos. Plantarse y no correr, tan fácil como eso. Acaba de morir un chaval, un compañero de parrilla y en muchos casos un amigo. El espectáculo no vale más que la vida de nadie. La carnaza, Dorna y la FIM, que se la vendan a otro.

Nadal y su polémica con el mallorquinismo | No se justifica quien no se equivoca y el manacorí lo hizo

Nadal se equivocó y por eso se justificó. No se excusa quien no yerra. El tenista manacorí, o su community manager, se olvidaron de felicitar al Mallorca en Twitter tras la consecución del ascenso a Primera, sin embargo engalanaron su red social con un tuit dando la enhorabuena al Villarreal tras ganar la Europa League. El mallorquinismo se encendió tras lo segundo, pues se había mantenido tibio con lo primero. Es verdad que Twitter no lo es todo, y también es cierto que el tenista dio su enhorabuena al equipo a través de una grabación en La Ser, pero ese mensaje no nació de iniciativa propia, algo a tener muy en cuenta. Quien no quiera entender el enfado de la afición bermellona, que no lo entienda, pero a mí me parece totalmente justificado. No se te puede llenar la boca de mallorquinismo cuando te viene bien, pero olvidarte de ellos en los momentos importantes. Un capítulo aparte merece la demagogia de la que tiró el tenista para criticar a los medios de comunicación que se hicieron eco de la indignación del aficionado bermellón en las redes sociales. Que se dedique al tenis y deje de dar lecciones, que eso lo hace muy bien. Lo primero, digo.  

El futuro del Collerense | Estaría feo que algún club tentara a las jugadoras en esta delicada situación

Pili Espadas ayer no pudo reprimir las lágrimas al saltar al verde de Ca Na Paulina en el último encuentro del Collerense en el Reto Iberdrola. La futbolista lo representa todo en el conjunto mallorquín y su gesto, duro y emocionante, sintetiza todo lo que significa el descenso del equipo a Nacional. Para las ‘jabatas’ empieza ahora una nueva etapa, la del retorno a Segunda División, y a mí personalmente me llena de ilusión. Espero que también lo haga para las futbolistas que conforman el equipo. No es momento de que otros clubes toquen a la puerta aprovechando la delicada situación. Estaría feo desmoronar un conjunto que ha luchado y seguirá luchando por representar al fútbol femenino mallorquín por toda España.

Compartir el artículo

stats